CÓMO SUPERAR LA PÉRDIDA DE UN SER QUERIDO CÓMO SUPERAR LA PÉRDIDA DE UN SER QUERIDO
Muchas veces en la vida tenemos pérdidas importantes. La pérdida de ese ser es el suceso más doloroso para el ser humano. Frente a... CÓMO SUPERAR LA PÉRDIDA DE UN SER QUERIDO

Muchas veces en la vida tenemos pérdidas importantes. Una de las pérdidas más dolorosas es la muerte de un ser querido. No es fácil decir un adiós definitivo a las personas que hemos amado, con las que hemos compartido momentos importantes de nuestra vida. La pérdida de ese ser es el suceso más doloroso para el ser humano. Frente a ello, parece que no hay consuelo alguno. Lo único que podemos encontrar es apoyo emocional, para soportar ese dolor.

Es importante aprender a despedirnos de quienes partieron, porque ello nos ayuda a seguir adelante, a nosotros mismos y, a ellos en la otra dimensión. Hay que aprender a hacer frente a los hechos, aceptando aquellos que no pueden cambiarse. Hay que integrarlos. Dejar de luchar y seguir adelante centrando los esfuerzos en aquellos que sí se pueden hacer. Debemos aceptar lo que no podemos cambiar.

Cuando pensamos en las pérdidas, tenemos en mente la muerte de nuestros seres queridos, sin embargo, a lo largo de nuestras vidas, las pérdidas son un fenómeno mucho más amplio. Perdemos no sólo a través de la muerte, sino abandonando o siendo abandonados, cambiando, soltando ataduras y siguiendo adelante. Nuestras pérdidas no incluyen sólo nuestras separaciones y nuestros adioses a los seres queridos, sino también las pérdidas conscientes o pérdidas inconscientes de nuestros sueños, nuestras esperanzas irrealizables, nuestras ilusiones de libertad, de poder, de juventud, etc… Y estas pérdidas forman parte de nuestra vida, son constantes, universales e inevitables. Y son pérdidas necesarias porque crecemos a través de ellas. Pero igualmente ninguna de ellas se compara a la muerte de un ser amado.

“No es la dureza de la madera lo que le permite al sauce hacer frente a las tormentas, es su flexibilidad”.

Analizando las etapas de este dolor.

  • La rabia: Debemos expresar la rabia y el dolor que nos ocasiona esa pérdida. Exteriorizar esos sentimientos compone una forma efectiva de liberar el dolor y favorece el despegue de la persona que se ha ido.
  • El rechazo: En esta fase, hay una combinación de ansiedad por la separación y un sentimiento de no aceptar la realidad de la pérdida. Esto engendra el deseo de buscar y recobrar la persona perdida. El fracaso de esta búsqueda nos lleva a repetidos desencantos y frustraciones.
  • La depresión:Es la etapa que va precediendo a la que sigue:
  • La aceptación.- Son algunas de las fases que atravesamos aquellos que hemos perdido a alguien amado.

Las primeras, son de negación de lo sucedido, confusión y de una cierta anestesia emocional. El llanto, el aislamiento y las expresiones de rabia e impotencia, son comportamientos legítimos y no síntomas de trastorno psicológico.
Puede parecernos que emocionalmente retrocedemos en algún momento. Es necesario hablar de lo sucedido, así como de la persona que hemos perdido. Evitar conversaciones o situaciones no contribuye más que a dificultar nuestra recuperación.

Debemos intentar normalizar nuestra vida lo antes posible, esa es la clave para el afrontamiento. No sólo uno mismo, sino los que nos rodean, se beneficiaran de ello. Procesar el duelo no significa “olvidar”. Significa haber aprendido a vivir con la ausencia física del ser querido. Intentar centrar la atención en la vida personal y en aquellas cosas que nos suceden a diario. Liberarse del dolor no significa dejar de querer o de recordar, sino que supone una forma de impedir que la tristeza nos agobie.

Aceptar que la vida se va construyendo a partir de experiencias muy diversas. Estas actividades incluyen liberarse de los lazos con la persona fallecida, reajustarse al ambiente en donde la persona fallecida ya no está y formar nuevas relaciones. No se trata de sustituirla tampoco. El liberarse de los lazos con la persona fallecida, implica que debemos modificar la energía emocional invertida en la persona que hemos perdido. Esto no quiere decir de ninguna manera que hayamos dejado de amar u olvidado al ser desaparecido, sino que somos, ahora, capaces de dirigirnos a otros.

Morir es un proceso evolutivo natural que se inicia al nacer, aceptar la muerte, de familiares y la nuestra, es desarrollar inteligencia emocional. Ante la muerte, el dolor es inevitable, pero el sufrimiento es opcional, es decir, nuestra aversión y negación del dolor normal, genera sentimiento de culpa, frustración e impotencia emocional; ante la realidad de la pérdida del ser amado.

Asumir adultamente el dolor del adiós requiere permitirnos sentirlo, sin avergonzarnos, sin aislarnos y sin vernos como víctimas indefensas, sino como parte de un proceso de aprendizaje existencial. La muerte no es enemiga de los seres humanos, es un evento natural, equivalente al nacimiento, los dos son dolorosos, inevitables y transcienden al ser humano. Cuando perdemos a un ser querido, su ausencia puede afectar de forma grave las relaciones que tenemos con el mundo y con otras personas. Así, es normal que durante el período de duelo sintamos que nuestra realidad se ha hecho añicos, que nuestro sentido de la vida se ha perdido y que sintamos que nuestra personalidad o nuestro corazón se ha roto. Siempre será bueno que se exprese y se comparta los sentimientos con sus otros seres queridos, de esta forma se dará cuenta que ellos piensan y sienten lo mismo.

La mala comunicación, una reacción frecuente que tenemos cuando perdemos un ser querido es la de no “mostrarle” a otros nuestra angustia para de esta forma no angustiarles, y los otros hacen lo mismo; no se angustian para no angustiarnos. Así, lo único que logramos es “construir” un muro entre ellos y nosotros, una barrera a través de la cual “pasan algunas cosas y otras no”, perdiendo de esta forma la más valiosa herramienta para poder recuperarnos; una buena comunicación, un “espacio”, unas “personas” con las que podemos llorar y hablar libremente de la muerte, el dolor, la ausencia, la angustia, la falta que nos hace, etc.

El duelo tiene unas etapas por las cuales transcurre el proceso de recuperación, que son muy parecidas a las etapas por las cuales una herida pasa hasta que queda la cicatriz. Las reacciones que se presentan son totalmente normales, y esperables ante la pérdida de un ser querido, y son comunes a todos. Sentirá muchas cosas, algunas de ellas nuevas, extrañas, angustiosas y muy dolorosas. Entre estas están: incredulidad, confusión, inquietud, oleadas de angustia aguda, pensamientos que se repiten constantemente y que no logra quitarse de la cabeza, boca seca, debilidad muscular, llanto, temblor, problemas para dormir, pérdida del apetito, manos frías y sudorosas, náuseas, bostezos, palpitaciones o mareos. Pero todas ellas no dicen que usted esta enfermo. Reconózcalas, expréselas y compártalas con sus familiares. Se dará cuenta que muchos o todos ellos también sienten lo mismo.

Es como la limpieza de una herida; aunque duele mucho al principio, a medida que ésta va cicatrizando el dolor será menor. No obstante, la pérdida de un ser querido no se “supera”; uno se “recupera” de las pérdidas, más estas nunca se superan; molestarán de vez en cuando, como lo suele hacer una cicatriz.

  • El Tiempo: Dale al tiempo el proceso de rehabilitación tras la pérdida para recuperarse totalmente. Tómelo con calma y no se presione. Cada cosa a su tiempo.
  • Llorar: ¿Por qué no habremos de llorar ante una situación que nos produce un dolor total? (duele el alma, el cuerpo, la familia, el pasado, el presente, el futuro, todo.). Así, no solo se puede llorar, sino que, además, es sano porque el llanto actúa como una válvula liberadora de la angustia.

“No tengas miedo a la muerte. Acéptala, desde ahora, generosamente, con valentía, cuando Dios quiera… como Dios quiera… donde Dios quiera. No lo dudes, vendrá en el tiempo, en el lugar y del modo que más convenga. Por esto, vive el día de hoy, cada hora, y cada minuto, como si fuera el último de tu vida”.

Puedes ver también NO TE MUERAS CON TUS MUERTOS.

Aleja Editora