¿POR QUÉ LOS APARATOS DE MI CASA FALLAN? ¿POR QUÉ LOS APARATOS DE MI CASA FALLAN?
Los aparatos de mi casa no paran de fallar. ¿Tiene esto algún significado?. Como la realidad que nos rodea es un reflejo de nuestro... ¿POR QUÉ LOS APARATOS DE MI CASA FALLAN?

Los aparatos de mi casa no paran de fallar. ¿Tiene esto algún significado?. Como la realidad que nos rodea es un reflejo de nuestro estado interior, todo cuanto se avería en un hogar posee un significado, en consonancia con la vida de los que la habitan; no obstante, en primer lugar vamos a analizar el aparato: su antigüedad, si tiene un problema de origen, etc. Pero después deberíamos preguntarnos qué está pasando y cuál es la señal que nos está trasmitiendo.

Puede que todo sea cuestión de energía. Todos conocemos a personas muy cuidadosas a las que siempre se les estropea el mando a distancia (no saben escoger), o las que tienen problemas con el ordenador (problemas con la organización de su vida).

Cuando todo ello se convierte en un hecho frecuente hay que comenzar a tener en cuenta las señales: Qué hago si:

  • Se estropea el televisor: El destino nos dice que debemos mirar hacia nuevos horizontes. Este aparato es como una ventana abierta al mundo, cambiar de punto de vista frente a nuestros problemas puede ser una solución.
  • Se rompe el DVD o el vídeo: Me centro en el presente y dejo de dar tanta importancia a los recuerdos, al pasado.
  • Tengo problemas con los teléfonos, sea fijo o móvil: Hay que mejorar nuestras comunicaciones y abrirnos más al mundo.
  • No funciona la cámara de fotos: Tal vez el destino nos informa de una falta de objetividad en las proyecciones de futuro.
  • La nevera lo congela todo: las relaciones se han enfriado al máximo. Puede que sea hora de transformarlas.
  • El microondas no gira: Hay un estancamiento brutal en la situación del hogar, dejemos fluir los acontecimientos.
  • Se atasca el desagüe del lavavajillas: debemos deshacernos de residuos del pasado no disueltos.
  • Avería en la plancha: la persona que la usa debe, bien aceptar su situación o transformarla, para no acumular tanta tensión contra el dueño de la ropa que plancha.
  • La alarma suena “sin ladrón”: el ladrón está dentro. Habrá que identificarlo y hacer justicia.

Si tenemos en cuenta todas estas señales nuestro hogar se transformará en un lugar que nos cargará de energía ni bien entremos en ella.

Fuente: Plano Sin Fin

Puedes ver también CÓMO SANAR UNA CASA ENFERMA.

Aleja Editora

A %d blogueros les gusta esto: