LA SALUD A TRAVÉS DE LOS COLORES LA SALUD A TRAVÉS DE LOS COLORES
Existe una innegable relación entre los colores y el comportamiento de las personas; una muestra de esto es que durante los días soleados tendemos... LA SALUD A TRAVÉS DE LOS COLORES

Existe una innegable relación entre los colores y el comportamiento de las personas; una muestra de esto es que durante los días soleados tendemos a ser más expresivos y alegres; en cambio, en días nublados solemos mostrarnos introvertidos y hasta apáticos. Naturalmente, los ojos están sensibilizados de acuerdo con la frecuencia de vibración de la luz, lo que elabora en el cerebro la “sensación de color”.

A partir de ese principio la utilización del color comenzó a ser considerado como remedio eficaz para la curación de enfermedades, físicas y emocionales, por medio de la cromoterapia.

Los colores corresponden a vibraciones que tienen velocidades, longitudes y ritmos de ondas diferentes y la milenaria práctica de la cromoterapia logró gran relevancia en la medicina tradicional de grandes culturas como la de China, la de India y la de Grecia. Antiguos textos la ubican antes de la existencia de la luz eléctrica, para lo cual se utilizaban cajas con pantallas de seda de color e iluminadas por velas.

Los colores expresan las principales funciones psíquicas de la persona: pensamiento, sentimiento, intuición, sensación. —Carl Gustav Jung

¿QUÉ ES LA CROMOTERAPIA?

La cromoterapia es un método de armonización de los colores que se utiliza para ayudar en la curación natural de ciertas enfermedades y se basa en la influencia física, psíquica y emocional que éstos transmiten (aunque esto no la percibimos de manera consciente), pero que permiten a nuestra energía vital tener un estado propicio para la “auto-sanación”.

La cromoterapia, conocida también la terapia del color, es una técnica empleada en medicina alternativa cuyo objetivo es la curación de ciertas enfermedades a través del uso de colores. De acuerdo con la cromoterapia, los colores ejercen influencias emocionales en las personas, permitiendo generar un estado que facilite la sanación de enfermedades y restablecer los desequilibrios que producen dichos padecimientos.

LAS ENFERMEDADES Y LOS COLORES

Las enfermedades pueden ser de origen físico (infecciosas u originadas por un medio ambiente contaminado) y de origen psíquico (que provienen de los elementos psico-menta-espirituales). El color puede aliviar ambas clases de enfermedades, no como sustituto de los medicamentos, sino con el poder original de la luz, que trabaja en todos los niveles del ser como la fuerza cósmica más potente. En cualquier caso, lo que se hace es aplicar una radiación de color que si realmente corresponde al estado patológico, dará por resultado la cura del paciente.

A la cromoterapia también se le denomina “biofotónica”, “curación por luz”, “fototerapia”, “luminoterapia”, y los estudiosos del tema atribuyen a los colores las siguientes propiedades:

AMARILLO: Aporta energía al sistema digestivo y tono a los músculos. Estimula el intelecto, combate la fatiga mental y la melancolía.

AZUL: Es útil para ayudar a bajar la fiebre; resulta antiséptico, astringente y refrescante. Es beneficioso para controlar el asma, el exceso de peso y la celulitis. Combate el egoísmo, proporciona paz y tranquilidad y “abre” la mente.

ESCARLATA: Constituye un excelente vasoconstrictor, es buen estimulante de los riñones y aumenta la tensión sanguínea. Es el color de la sensualidad y controla la tristeza.

LIMON: Contribuye con la desintoxicación, estimula los huesos, la vitalidad en los disturbios crónicos y la concentración.

NARANJA: Se considera el típico color antifatiga, estimula el sistema respiratorio y ayuda a la fijación del calcio. Favorece la buena relación cuerpo-espíritu, aumenta el optimismo y resulta un buen tónico sexual.

PÚRPURA: Da buenos resultados en el tratamiento de la frigidez y actúa como vasodilatador.

ROJO: Es estimulante del hígado y de la circulación de la sangre. Ayuda en la bronquitis, la impotencia y el reumatismo. Asimismo, estimula el espíritu por las pruebas a corto término

VERDE: Es un color sedativo, que reposa y fortifica la vista. Calma la excitación sexual, disminuye la tensión sanguínea, mejora las úlceras, combate el insomnio, los nervios y la cólera.

VIOLETA: Tiene buenos efectos sobre los casos siguientes: ciática, la epilepsia, las contracturas y anemias. Disminuye la angustia, las fobias y el miedo. Elimina la rabia y la violencia

Actualmente, podemos encontrar en la cromoterapia gran variedad de usos del color y la luz, tales como la decoración, la iluminación, acupuntura cromática, los tratamientos con filtros, la gemoterapia, los elixires de colores, el uso del color desde los alimentos, la cosmética, la ropa.

por: Sarah Pérez Barnes  - (Citas y extractos: Sanazion.com)

Alexander Barranca

“Callando es como se aprende a oír; oyendo es como se aprende a hablar; y luego, hablando se aprende a callar”. --Diógenes de Sìnope