EL DUELO: DATE PERMISO PARA LLORARLO EL DUELO: DATE PERMISO PARA LLORARLO
La muerte de un ser querido es una de las situaciones más duras que tiene que enfrentar un ser humano. Aunque suele provocar reacciones... EL DUELO: DATE PERMISO PARA LLORARLO

El duelo para ser sanado tiene que ser llorado. Es a través de las lágrimas como nuestro corazón destila su tristeza, su pena, su vacío, su impotencia, su rabia, su soledad, su “y ahora qué hago yo”. Si no lloras todas esas emociones que te hierven dentro acabarás abrasada por ellas.

La muerte de un ser querido es una de las situaciones más duras que tiene que enfrentar un ser humano. Aunque suele provocar reacciones intensas en nuestra psicología (confusión, tristeza, angustia, impotencia, miedo) y también en nuestro cuerpo (tensiones musculares y otras molestias físicas, pérdida de apetito o de sueño, propensión a enfermedades…) el duelo no es una enfermedad, la enfermedad realmente sería no hacer el duelo.

Cuando estás inmerso en el dolor del duelo, te parece que nunca vas a poder salir de ahí porque lo único que quieres es tener a esa persona de nuevo y, al mismo tiempo, sabes que nunca la podrás recuperar. Pero todo lo que comienza tiene un final y de la misma manera que empezó un día tendrá también que terminar. Eso no quiere decir que vayas a olvidar, pasar página, abandonar al otro (éste suele ser el gran temor de las personas en duelo). Terminar es darle un lugar en lo más íntimo de nosotros, un lugar donde la muerte no puede llegar, donde podremos seguir queriéndolo siempre, donde el amor que nos dio permanecerá intacto y un lugar que nos permitirá abrirle de nuevo nuestros brazos a la vida.

El duelo es muy personal, cada uno tiene su ritmo, su forma, su manera. La duración y la intensidad del duelo puede ser muy distinta de unas personas a otras, y no guarda relación con la intensidad de nuestro amor.

Date permisos:

  • Para estar mal, necesitado, vulnerable. Puedes pensar que es mejor no sentir el dolor, o evitarlo con distracciones y ocupaciones pero, al final, el dolor saldrá a la superficie. El momento de dolerte es ahora.
  • Para sentir y expresar las emociones que surjan, no las pares. No te hagas el fuerte, no te guardes todo para ti, y con el tiempo, el dolor irá disminuyendo
  • Para tomarte tu tiempo para sanar. Estate preparado para las recaídas. Hoy puedes estar bien y un suceso inesperado, una visita, el aniversario, las navidades te hacen sentir que estás como al principio, que vas para atrás, y no es así. El momento más difícil puede presentarse alrededor de los seis meses del fallecimiento, cuando los demás comienzan a pensar que ya tienes que haberte recuperado.
  • Para ser paciente contigo mismo.
  • Para aplazar las decisiones importantes como vender la casa, dejar el trabajo, marcharte a otro lugar, es preferible dejarlas para más adelante.
  • Para buscar y aceptar el apoyo de otros. Sigue en contacto con los otros. Necesitas su presencia, su apoyo, su preocupación, su atención. Dale la oportunidad a tus amigos y seres queridos de estar a tu lado. No te quedes esperando su ayuda y pídeles lo que necesitas.
  • Para descansar, para disfrutar, para divertirte, para sentirte bien, reír con los amigos, hacer bromas… Tienes todo el derecho.

El duelo requiere de unas tareas que necesitan su tiempo e implicación por nuestra parte para poder avanzar y recuperarnos adecuadamente de la pérdida:

Reconocer la pérdida

Aceptar la dura realidad de que tu ser querido ha muerto y no va a volver. Desde la cabeza es fácil, ya sabes que está muerto, pero lo realmente difícil es aceptar con el corazón. Durante un tiempo no te lo vas a poder creer. Vas a esperarle, buscarle, pensar que es una pesadilla de la que vas a despertar. Antes o después llegará el día en que pierdas toda esperanza de recuperar a tu familiar o amigo. Será un momento muy doloroso pero también necesario y liberador.

Expresar el dolor

Necesitas también sentir el dolor y todas las emociones que le acompañan: tristeza, rabia, miedo, impotencia, soledad, culpa. Expresarlas una y otra vez, éste es el camino, hasta que nos vaciemos de ellas. Habrá personas que te dirán: “Tienes que ser fuerte”. No les hagas caso. No escondas tu dolor. Comparte lo que te está pasando con tu familia, amigos de confianza. No te guardes todo para ti mismo por miedo a cansar o molestar. Busca aquellas personas con las cuales puedes expresarte tal y como estás.

Aprende a vivir sin esa persona

Después de la muerte de un ser querido, la vida sigue con sus muchas actividades y exigencias. Además, y especialmente después del fallecimiento de la pareja, tenemos que aprender a desempeñar tareas que antes hacía el fallecido, aprender a vivir sólo, aprender a tomar decisiones por uno mismo, aprender nuevas formas de relación con la familia y amigos…

Crear un vínculo interior y volver a vivir 

Llega un momento en que sabes que es necesario dejar atrás el dolor y el pasado. ¡Eso no quiere decir olvidar o abandonarlo! Comprender que el dolor no tiene que ser lo que nos mantiene unidos a nuestro ser querido y soltar el dolor. Que nuestro ser querido ocupe el lugar que le corresponde en nuestro corazón, allí donde el amor que nos tuvimos está intacto para siempre y del que nos podemos sentir agradecidos.

Las lágrimas derramadas por otra persona no son un signo de debilidad. Son un signo de un corazón puro.

Aleja Editora