Consejos del Conejo
LO MEJOR QUE PODEMOS HACER CON LAS MALAS PERSONAS ES OLVIDARLAS LO MEJOR QUE PODEMOS HACER CON LAS MALAS PERSONAS ES OLVIDARLAS
Aquel que hace daño y no mide las consecuencias, tarde o temprano recoge lo que sembró, no existe la impunidad, nadie queda ileso cuando... LO MEJOR QUE PODEMOS HACER CON LAS MALAS PERSONAS ES OLVIDARLAS

A todos nos lastiman alguna vez en la vida, pero ¿te pasa que cuando te hacen daño de manera injusta, repites el pensamiento una y mil veces en tu cabeza?, por un lado deseamos fervientemente olvidar ese dolor, pero la decepción puede ser tal, que buscamos todas las maneras posibles de entender lo que sucedió y en esa búsqueda, revivimos el dolor que nos causaron inevitablemente.

A las malas personas lo mejor es dejarlas ir, lo más rápido que podamos, no solo físicamente, sino emocionalmente, sacarlas de nuestro pensamiento, de nuestro sentimiento, que dejen de ser parte importante de lo que ocupa nuestras energías. Lo que se hizo ya está, grabado queda en nuestra alma pero también en el alma de la otra persona.

Aquel que hace daño y no mide las consecuencias, tarde o temprano recoge lo que sembró, no existe la impunidad, nadie queda ileso cuando actúa en detrimento de una u otras personas. Pero ocurre, que este daño causado viene acompañado de una serie de cosas que se suman a nuestra vida y que en verdad no aportan nada positivo, tristezas, frustraciones, recuerdos, desconfianza, temores y un sin fin de sentimientos que no son parte de nosotros, simplemente se han activado con la experiencia sufrida.

Cuando permitimos que las personas que nos lastiman permanezcan, no solo físicamente sino emocionalmente, el daño causado no se aparta de nosotros, de allí la necesidad y sabía acción, de tomar distancia de todo aquello que un día nos lastimó, no por el hecho de ocultarnos y evitar que nos lastimen nuevamente, más bien por la acción de evitar que toda esa influencia negativa que acompaña a la persona que hace mal, nos salpique.

Si lo aconsejable es sacar de nuestra vida todo aquello que perturba nuestra paz, menester es olvidar a quien obró en nuestra contra, más aún si se vieron involucradas otras personas, pues cuando se obra mal, se suele arrastrar a mucha gente.

No te ates a los pensamientos negativos que fluyen con las personas malintencionadas, si te hicieron daño, cierra el capítulo, pasa la página y procura que junto al resentimiento, la decepción y el dolor, saques a esa persona de tu vida en todos los sentidos posibles, que no te contamine y especialmente, que jamás perturbe tu paz.

El mundo no se destruirá por los que hacen el mal, sino por los que se quedan mirando sin hacer nada – Albert Einstein

 

Rincón del Tibet

 

Aleja Editora