QUITA PODER A TODO LO QUE PERTURBE TU MENTE QUITA PODER A TODO LO QUE PERTURBE TU MENTE
Lo primero que debemos hacer si queremos liberarnos de los pensamientos negativos es aprender a reconocerlos y transformarlos para que, en lugar de anclarnos,... QUITA PODER A TODO LO QUE PERTURBE TU MENTE

Lo primero que debemos hacer si queremos liberarnos de los pensamientos negativos es aprender a reconocerlos y transformarlos para que, en lugar de anclarnos, nos ayuden a avanzar. Tu paz interior no es negociable. Por ello, es necesario que empecemos a “economizar” y a dejar que en nuestra vida habite lo que es importante. Es preciso debilitar y restar poder a todo aquello que hace daño y perturba nuestra mente.

Tal y como suele decirse, en ocasiones, no hay peor enemigo que uno mismo, y no existen peores torturadores que nuestros propios pensamientos. Esos que nos recuerdan una y otra vez los errores del ayer, los que traen la sombra de los miedos y vetan nuestro crecimiento personal.

En la vida hay que andar ligeros. Cuantas menos cargas tengas en tu mente y corazón, mejor avanzarás por tu ciclo vital. Porque todo lo que te enfada o preocupa te hace prisionero. Por ello, hoy queremos enseñarte 3 modos en que puedes quitar poder a todo lo que perturba tu mente.

Aprender a ser consciente de los pensamientos perturbadores

La mente humana puede llegar a ser un espacio tan complejo como desconocido. En ella, habitan nuestras experiencias y la atribución que hayamos hecho de ellas.

En ocasiones, esas atribuciones no son demasiado acertadas (si una pareja me deja me atribuyo a mí la culpa, porque no soy lo bastante atractivo o interesante).

Hemos de valorar con minuciosidad qué hay detrás de esos pensamientos que cada día limitan nuestra paz interior y nuestro equilibrio. Para ello, debemos tener en cuenta estos consejos:

  • Ofrécete cada día un par de horas para ti mismo, para descansar y pensar.
  • Coge una hoja en blanco y a través de varias palabras, intenta describir cómo te sientes: enfadado, molesto, siento rabia, soledad, me siento amenazado, siento miedo…
  • Una vez sacadas al exterior estas emociones, es momento de ver qué hay detrás de ellas:
    ¿Por qué siento rabia? Porque esta persona me ha traicionado.
    ¿Por qué siento miedo? Porque temo que me dejen de lado.
  • Ahora es momento de dar respuesta a esos pensamientos y decidir qué puedes hacer para resolverlos.

La mente necesita estar libre de emociones negativas

Una mente tranquila es reflejo de salud. Esto es algo que debemos tener claro desde el principio, porque si caemos en el lado de la preocupación continua, la rabia o la tristeza, enfermaremos.

Aprende a perdonar y a dejar ir

La necesidad de perdonar es vital en nuestro día a día por una sola razón: nos permite liberarnos. Sabemos que cuesta, sabemos que duele, pero una vez perdonas y dejas ir, tu interior se calma.

Transforma los pensamientos negativos en positivos

En ocasiones nuestros pensamientos recurrentes tienen un claro componente negativo: no puedo, no me lo merezco, a mí no me va a pasar, ya es demasiado tarde.

Vale la pena hacer el esfuerzo de transformar cada pensamiento negativo en positivo: yo sí puedo, yo me lo merezco.

Desactiva los pensamientos obsesivos por nuevas ilusiones

  • Hay veces en que un miedo interno se convierte en algo obsesivo. Pensemos, por ejemplo, en las personas que tienden a obsesionarse con que sus parejas no les quieren lo suficiente.
  • Este tipo de obsesiones nos llevan a desarrollar nuevos miedos y a hacernos infelices a nosotros mismos y a los demás.
  • Vale la pena desviar esas obsesiones hacia otros focos de interés: centrarnos en ser felices, en cuidarnos a nosotros mismos. Si tú eres feliz, harás felices a los demás.

En ocasiones, los pesos de la mente se resuelven introduciendo cambios

Piensa en tu mente como en una habitación. Hay épocas de nuestra vida en que, por las razones que sean, cerramos todas las ventanas de esa sala quedándonos a oscuras, sin que entre el aire.

Día a día la atmósfera se irá intoxicando y, con ella, nosotros. No vemos nuevas perspectivas, no entra la brisa fresca, esa que nos ofrece oxígeno y fragancias purificadoras.

Es necesario “abrir la mente” y, para ello, para librarnos de esa oscuridad que cubre nuestra mente, es necesario hacer cambios. Hacer que esa habitación se convierta en un palacio de paz lleno de múltiples puertas y ventanas.

Si te encuentras limitado, ya sea por otras personas o por una situación determinada, atrévete a cambiar, a salir de esa realidad.

  • Uno de los peores enemigos de la mente es la rutina. El hacer todos los días lo mismo. Intenta que cada día haya algo diferente y nuevo.
  • Conoce gente diferente, deja que el mundo se abra a ti a través de nuevos enfoques, pensamientos, sensaciones…
  • Evita estar en casa durante mucho tiempo. Sal a andar, apúntate a cursillos, queda con amistades…
  • Ilusiónate cada día por cosas nuevas.
  • Sé crítico, obtén tu propia opinión sobre las cosas y nunca te canses de aprender, de leer, de experimentar.
  • La mente necesita ser libre y abrir sus ventanas para que todo lo tóxico se vaya, y con ello, las preocupaciones. Tu salud física y emocional lo notará si pones en práctica estos consejos.
-Mejor con Salud-

Aleja Editora

No comments so far.

Be first to leave comment below.