Consejos del Conejo
NO LE “DEBES” TU VIDA A TU MADRE NO LE “DEBES” TU VIDA A TU MADRE
En nuestra cultura, las madres generalmente son idealizadas. No hay lugar para que las hijas expresen sus sentimientos auténticos y complicados sobre sus madres,... NO LE “DEBES” TU VIDA A TU MADRE

En nuestra cultura, las madres generalmente son idealizadas o faltadas al respeto. Se ven como un problema muy negro o muy blanco. No hay lugar para que las hijas expresen sus sentimientos auténticos y complicados sobre sus madres, sin tener que suprimirlas por completo o aceptar la etiqueta de “hija ingrata”. Desde una perspectiva patriarcal, cualquier examen crítico de la relación madre-hija por parte de la hija es equivalente a “la culpa de la madre“. Esta falsa equivalencia ha sido una manera efectiva de avergonzar y silenciar a los niños acerca de su verdadera experiencia de sus madres y detener su plena individuación en nuestra sociedad.

Una de las creencias más comunes y problemáticas que pueden tener las hijas es “Mi madre me dio la vida. Le debo ________”. Por supuesto, no hay nada de malo en tener amor genuino, respeto por la madre y apreciación genuina por todo lo que ella pudo haber hecho por ti. Sin embargo, la sensación de “deberle” a tu madre es algo muy diferente y una ilusión dolorosa que puede generar un precio enorme.

Escucho a mujeres que se sienten de esta manera todo el tiempo y lo usan como una razón para mantenerse alejadas de lo que desean, como una causa para sentir culpa o duda, como una razón para tolerar el tratamiento deficiente o para quedarse en ese lugar de llamémosle “estancamiento”.

Desafortunadamente, una de las manifestaciones más comunes de la herida materna es una relación codependiente y enredada entre madre e hija. No se debe esperar que un niño sea el mejor amigo, salvador, espejo, terapeuta o única razón para vivir de su madre. Como adulto, es responsabilidad de la madre obtener el apoyo que necesita de otros adultos, incluidas comunidades, terapeutas, cónyuges, parejas, comunidades, instituciones, etc.

El Bienestar de la Madre No es Responsabilidad del Niño

Una madre que espera el trabajo emocional de su hijo la convierte en rehén de su dolor. A menudo, si este patrón comienza en la niñez, continúa hasta que la hija es adulta, lo que la hace experimentar dudas, culpa, ira reprimida, síndrome impostor y relaciones problemáticas, entre otros síntomas.

Nuestra cultura, con su hostilidad hacia las mujeres expresada en el acceso decreciente a la salud reproductiva, la brecha salarial, la falta de amplios permisos de maternidad, la violencia masculina contra las mujeres y otras barreras sistémicas como el racismo institucional, se combinan para aislar a la madre y coaccionar el niño a cargar con la carga de validar emocionalmente a su madre en ausencia de apoyo de socios, adultos, instituciones y la sociedad en general.

Esa es una Brecha que un Niño Nunca Puede Llenar

Se les pide a los niños que tomen el relevo por la falta de respeto y apoyo emocional que reciben las madres en esta cultura. Les dice a las madres que sus hijos deberían ser una recompensa suficiente y los avergüenza cuando no les parece suficiente.

El dolor de nuestras madres nos lo transmiten dos fuentes principales:

1. El grado de trauma hereditario o abuso que puede haber experimentado en su familia de origen, que puede transmitir inconscientemente hasta cierto punto.

2. La herida de la madre cultural; el dolor de ser una mujer en esta cultura y cómo ese dolor se transmite a través de las generaciones.

La culminación de muchos factores puede hacer que un niño sienta que “debe” a su madre

  • Esa lealtad natural que todos los niños sienten hacia sus madres
  • Ver a la madre sufrir sin apoyo mientras es necesaria para su supervivencia
  • La madre refuerza la idea de que el niño es responsable de su bienestar
  • La creencia de la madre de estar endeudada debido a su propia historia (puede haber sentido que le debía a su madre)
  • La falta de apoyo de la madre por parte del cónyuge/pareja, familia, amigos, etc.

Recuerdo que una mujer me contó hace años que, en su cultura, se considera normal que los padres sacrifiquen todo para tener hijos y luego, cuando crezcan, sean los responsables de satisfacer todas las necesidades y caprichos de los padres. No se trataba de amor. Fue una transacción basada en una atmósfera de privación. Y todos fueron miserables El ciclo de derecho y privación continúa.

Un ejemplo extremo pero no infrecuente de esta dinámica son las madres que confían en sus hijos que están contemplando el suicidio. Me sorprendió saber cuán común es esto, como he escuchado de decenas de mujeres que describen la desesperación de su madre como una amenaza constante en el fondo de sus días de infancia. Algunos respondieron con un adormecimiento, como una forma de lidiar con eso, otros se sobreponían al verse acribillados con una ansiedad casi constante. Me viene a la mente una mujer en particular, que describió el recuerdo de jugar con su madre en el piso de la cocina, y de repente su madre pareció “jugar muerta”. Un momento lúdico se volvió aterrador cuando su madre se negó a “despertarse”. La madre “despertó” justo cuando su pánico estaba en un punto álgido y fingió que nada andaba mal. Esta mujer explicó cómo ve en retrospectiva, que los llantos por su madre pueden haber sido la única evidencia de que su madre entendía que le importaba, Esta mujer describió el impacto de experiencias como esta como una sensación de temor cuando las cosas van bien en su vida, como si un momento aterrador pudiera llevársela.

Para las generaciones pasadas, y para algunos hoy en día, ser padre significaba proporcionar alimentos, vivienda, ropa y educación. Las necesidades emocionales no se consideraban tan importantes como las necesidades físicas. Los niños fueron ordenados a respetar a sus padres por las religiones principales. Como objetos o mascotas, “los niños deben ser vistos y no escuchados”. Cuestiones como adicciones, enfermedades mentales, luchas financieras, o abuso, simplemente no se habló. La gente creía que si fingía que no existían, los mantenía en secreto, entonces todo estaría bien. Estamos empezando a darnos cuenta de que esto no es verdad. Estos problemas no “desaparecen” cuando pretendes o intentas olvidarlos. Están presentes en nuestras luchas diarias.

El desarrollo natural de un niño incluye crecer y tener su propia vida separada e independiente. Para una hija enredada con su madre, los intentos de individuación pueden ser un campo de batalla brutal para ser dueña de sí misma. Es crucial que la hija obtenga apoyo para desmantelar la lógica patriarcal distorsionada que afirma que tener tu propia vida separada te convierte en un perpetrador de tu madre, que la separación es equivalente a la agresión, o que tus límites son un ataque. Uno debe resistir estas distorsiones y obtener apoyo de múltiples fuentes para poner en marcha nuevos patrones saludables.

En mi propio viaje como una “hija parental” en recuperación, aprendí temprano la dolorosa creencia de que “estoy privando a mi madre cuando me cuido a mí misma”.

Ha sido un largo viaje para:

  • Desvincular el sentido de derecho de mi madre de mi propio cuidado personal.
  • Ocupar espacio sin esperar el abandono.
  • Atraer a un compañero romántico con una capacidad de igual reciprocidad.
  • Expresar claramente “No” a las personas que esperan complicidad silenciosa con mi propio sometimiento, por muy sutil que sea.
  • Ya no equiparar el empoderamiento con la soledad.

Este trabajo requiere tiempo, paso a paso, para generar confianza con el/la niño/a interno y ayudarle a aprender un nuevo paradigma en el que sea seguro ser real, seguro tener necesidades, seguro decir NO, seguro de tener emociones, seguro para celebrarse, sentirse merecedor , y seguro para ser visto. Toma establecer límites, aprender a cuidarse y dejarse afligir. Muchos de nosotros hemos sido testigos de lucha de nuestras madres, se sacrifican y sufren bajo todo tipo de opresión. Los niños son naturalmente leales a sus madres por necesidad de supervivencia. Pero el verdadero respeto no es posible cuando se lo ordena o se basa en una obligación, una vergüenza o una deuda emocional. La “DEUDA” no se trata de respeto. Se trata de control.

Las formas en que las madres pueden tener la idea de que sus hijos “las deben”  puede incluir:

  • Sentirse privado o no valorado en otras áreas de su vida adulta.
  • Falta de conocimiento sobre su propia historia de infancia.
  • Historias de la niñez que involucraron abuso, negligencia o trauma con poca o ninguna terapia.
  • Posible enfermedad mental.
  • La creencia de que las madres tienen el poder sobre sus hijos absolutamente.

Las madres que lo refuerzan a menudo desconocen que lo están haciendo. Es importante que las hijas reciban apoyo y establezcan límites saludables con sus madres.

La cantidad asombrosa de amor y el rendimiento físico y emocional que una madre tiene que hacer debe ser objeto de su debido respeto, admiración y lugar sagrado en nuestra sociedad. Pero seguirá siendo desvalorizado y relativamente invisible siempre que las madres desarrollen la perjudicial dinámica de esperar que sus hijos sean sus espejos, salvadores y su razón para vivir. Y mientras la sociedad devalúe a las mujeres e induzca a los niños a que ganen la cuenta.

Debemos tomar conciencia de las formas en que el patriarcado priva a las madres y cómo esa privación se entrega a los niños. Se trata de liberar a madres e hijas. Se ha permitido tanto bajo la creencia de que “le debo a mi madre”. Abuso emocional, abuso físico, negligencia, silencio doloroso, otros traumas. Tanto ha sido reprimido bajo el dolor de “Se lo debo a mi madre”.

Los verdaderos deseos, el potencial, los sueños, la inspiración, la abundancia, la riqueza y más han sido ignorados y reprimidos por las mujeres a quienes se les enseñó que su verdadera expresión lesiona a quienes aman . Y las madres emocionalmente desfavorecidas que se alimentan de esta dinámica se roban la vida de sus hijas y se alimentan de ella como si fuera la suya.

Todo lo obligatorio es forzado y no gratuito

No se trata de una verdadera conexión. Es una transacción. Existe un mundo completamente nuevo más allá de la ilusión de “deber” donde tu vida es tuya, y donde tus necesidades y sentimientos son abrazados, no avergonzados. 

Tu vida te pertenece No le debes a tu madre. Es hora de volver a reclamar el santo impulso de estar separados.

Desalentar nuestra capacidad de confiar en nuestra separación ha sido una táctica del patriarcado para oprimir a las mujeres. No estoy hablando de estar separados de una manera fría y defensiva. Pero nuestra separación, como ser singular, completo y uno por ti mismo. Nuestra personalidad separada es un lugar de poder que debemos cultivar y apoyarnos mutuamente en el desarrollo. No tiene que ser cualquiera de los dos. Separado no es equivalente a ser exclusivo o desconectado. Mientras más nos sintamos orgullosos de nuestro propio amor y apoyo, más fuertes podemos ser y más cambios positivos podemos lograr juntos.

El tabú de la herida materna ha detenido por mucho tiempo el proceso de curación de las mujeres individual y colectivamente. Es importante que veamos la verdad, aunque incómoda, que la curación de la herida materna NO es culpa de la madre. Es una parte esencial de ser un adulto consciente y maduro. De hecho, curar la herida materna (y no pasarla a la siguiente generación) es la máxima expresión de madurez y responsabilidad personal.

Puntos para contemplar y recuperarse de la codependencia con tu madre 

  • Tu madre es una adulta crecida que es responsable de sus propias elecciones y bienestar.
  • Nuestro trabajo como hijas no incluye proteger a tu madre de sus propias elecciones o experiencias. Ese es su trabajo para resolver.
  • Confía en tu instinto. Si siente que se están cruzando sus límites, diga algo. Di NO
  • No estás privando a tu madre cuando te cuidas a ti mismo.
  • Los adultos no pueden ser abandonados. Solo los niños pueden ser abandonados. No puedes abandonar a otro adulto.
  • Los sentimientos de tu madre en respuesta a sus elecciones o los límites son suyos. No son tu asunto.
  • Las necesidades de tu madre no son más importantes que las tuyas.
  • Puedes tener compasión por tu madre Y tener límites firmes con ella también.
Traducción del texto original de Bethany Webster / womboflight.com

Aleja Editora

No comments so far.

Be first to leave comment below.