¿CÓMO ES UNA PERSONA QUE NO SUFRE NINGÚN TRASTORNO MENTAL?

En la actualidad, casi todos los comportamientos humanos conforman un trastorno diferente, debido al exceso de diagnósticos que se ha experimentado en el ámbito de la psicología. Frente a esto, muchas personas se preguntan: ¿cómo es una persona que no sufre de trastornos mentales?

Las características de una persona sin trastornos mentales

Pero a pesar de que los trastornos mentales son frecuentes en la actualidad, una investigación reciente, llevada a cabo por la Universidad de Otago, en Nueva Zelanda, quiso averiguar qué características presentan los individuos que nos sufren ningún trastorno mental, en términos de tendencias estadísticas. Para obtener los resultados analizaron, mediante tests psicológicos, la vida de unos sujetos, desde su infancia hasta la tercera edad.

A continuación te presentamos los motivos por los que la gente no sufre trastornos mentales, según los investigadores.

1. No cuentan con historial familiar en trastornos mentales

Algunos trastornos mentales pueden tener un origen genético, por lo que esta variable podría ser importante a la hora de desarrollar algunos problemas psicológicos. Si bien el ambiente en el que una persona vive puede afectar también a la salud mental, en algunos casos, el origen genético es una realidad.

2. Menos emociones negativas en la infancia

La infancia tiene una gran influencia en lo que seremos como adultos, y los investigadores encontraron que las personas que no sufren trastornos mentales mostraban menos emociones negativas a la edad de cinco años. Si bien la actitud positiva puede influir en la salud mental, parece ser que experimentar menos emociones negativas en la infancia es un indicador fiable de la presencia de trastornos mentales en el futuro.

3. Son personas Honestas.

Las personas sin trastornos mentales suelen ser honestas. Por el contrario, las personas que sí tienen trastornos pueden presentar la necesidad de mentir de forma reiterada.

4. Son personas resilientes.

Ser resiliente es una gran virtud y nos ayuda a gozar de una buena salud mental, pues las personas resilientes afrontan los problemas de manera más adaptativa y tienen mayor capacidad de superar las experiencias traumáticas. Según este estudio, estas personas tienen menos probabilidad de desarrollar trastornos psicológicos.

Las personas resilientes toman medidas para mejorar su autoestima, se sumergen en tareas creativas, viven el presente pero luchan por sus metas, y usan el humor para empoderarse, entre otras características.

5. Autocontrol y gestión de las emociones.

Conocer nuestras propias emociones y ser conscientes de las de los demás ayuda a regular nuestro comportamiento y mejora nuestro bienestar. Los investigadores encontraron que el nivel de autocontrol de las emociones y, por tanto, de nuestra conducta, podría ser clave para prevenir trastornos mentales.

6. Llevan adelante hábitos saludables.

El ser humano ha sido definido a lo largo de la historia como un trinomio de mente, cuerpo y espíritu. Una persona que no sufre de trastornos mentales suele llevar adelante hábitos saludables para cuidar su cuerpo, a diferencia de una persona con trastornos que puede adquirir conductas autodestructivas sin siquiera darse cuenta.

Cuando hablamos de hábitos saludables, no solamente nos referimos a hacer ejercicio, sino también a evitar sustancias que pueden hacernos daño, como el alcohol, el cigarrillo u otras variedades de drogas. Además, también es saludable tener paciencia respecto al futuro, además de aprender a superar las experiencias traumáticas del pasado para no martirizarnos con lo que no podemos cambiar.

7. La interacción con los demás.

Una persona que no sufre de trastornos mentales suele desarrollar relaciones positivas con el resto. Los problemas para relacionarnos con otras personas pueden ser indicadores de patologías o trastornos mentales, como la ansiedad social o el miedo al compromiso o a enamorarse.

Pero, además de tener buenas relaciones con su entorno, una persona saludable debe tolerar la soledad y saber pasar tiempo consigo misma. En este camino, se puede decir que los dos puntos anteriores están relacionados: una persona que sabe estar consigo misma sabrá relacionarse con el resto, del mismo modo que saber relacionarse con el resto indica que estamos en paz con nosotros mismos.

Por otra parte, también es saludable evitar relaciones dañinas, tóxicas, o discusiones sin sentido. Básicamente, saber cortar una relación cuando nos hace daño.

Las personas solemos ser una mezcla, tanto de señales de salud mental positiva como de pequeñas señales de trastorno, y eso está bien. En resumen, no existe una persona sana o una persona con trastornos, sino que, en cierto grado, transitamos sobre una escala de grises, que después de todo es lo más sano.

No obstante, esta lista de características puede ser una buena idea para saber hacia dónde ir o en qué sentido caminar, para sentirnos mejor con nosotros mismos. Saber qué es lo saludable es de utilidad, en tanto no se convierta en un deseo compulsivo.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com