MANTRA DE GRATITUD

Los mantras son fórmulas sagradas, canalizadas y transmitidas desde hace miles de años por santos y sabios. Están impregnadas de la vibración sonora que invoca el universo entero, a la energía de toda la creación.

En un sentido amplio podemos definirlas como palabras cargadas de poder y todos sabemos acerca del poder de la palabra. Podemos experimentar el impacto inmediato que tiene en nuestro cuerpo y emociones, tanto una expresión de afecto como un insulto.

Todos los grandes Maestros de las distintas tradiciones espirituales enseñan que la forma de oración más poderosa es la gratitud. Yogi Bhajan solía decir:

Ser gratos, tener agradecimiento, es sinónimo de humildad y de reconocimiento no sólo a otros seres, sino a la vida misma. Solemos estar muy preocupados por lo que nos falta, por lo que no tenemos y así se nos olvida agradecer todo lo bueno que ya hay en nuestras vidas, lo afortunados que somos aquí y ahora. Muchas veces damos las cosas por sentado, sin valorarlas ni agradecerlas hasta que ya no las tenemos.

Dar las gracias en cada momento, cada día, es reconocer la manifestación de la gracia en nuestras vidas. Es en sí una práctica espiritual, en tanto honramos el milagro de estar vivos. Es la puerta que nos abre a la abundancia y a seguir recibiendo. Genera una energía que se va retro-alimentando y potenciando. Cuanto más grato soy, más recibo, más doy. Más agradezco.

Claro que es fácil agradecer las cosas bellas y buenas que nos pasan pero agradecer los momentos difíciles y los obstáculos es todo un desafío! Sin embargo, la mayoría de las veces, son esas situaciones o personas difíciles las que nos hacen crecer. No se aprende tanto del éxito y la comodidad, como del fracaso y la desilusión.

Los invito a poner en práctica un ejercicio muy útil para desarrollar la gratitud. Se trata de proponerse pasar un día en agradecimiento, sin emitir juicios. Desde que nos despertamos hasta la hora de irnos a dormir permanecemos centrados en el corazón. Simplemente dando las gracias a todo lo que se presenta. Sin lugar a la queja, repitiendo el mantra mentalmente, con apertura y aceptación. Al comienzo puede parecer un tanto forzado.

Pueden empezar por agradecer lo que les resulta más fácil, o sea todo lo bueno, lo que les gusta, lo que aman en sus vidas. Y así yendo a lo más cotidiano: el trabajo, nuestro hogar, la comida, una charla con un amigo, alguien que nos ofrece el asiento o nos ayuda con algo. Agradecemos lo que no notamos normalmente (como la respiración) y luego incluso lo que nos molesta, irrita, o genera impaciencia. A medida que repetimos interiormente el mantra o lo decimos en voz alta, se va internalizando, se vuelve natural y espontáneo. Al finalizar el día podemos tomar nota de cómo nos sentimos. Verán como la gratitud lo transforma todo!

Esta palabra que parece tan sencilla atrae enormes bendiciones

Gracias a la vida que me inspira, me renueva y me da la oportunidad de evolucionar diariamente. Gracias al lugar donde estoy aquí y ahora, pues este lugar necesita de mi, y yo de él. Gracias a todos los órganos de mi cuerpo, que funcionan en plena armonía y perfección.

Gracias a la casa donde habito, que me sirve de refugio y descanso. Gracias a las oportunidades de trabajo, logros, éxitos y evolución que se abren delante de mi diariamente.

Gracias a cada pago recibido, porque de esa manera honro mi nombre, honro mis compromisos y mi dinero se multiplica. Gracias a todo aquello que compro o adquiero, porque es el fruto de mi trabajo.

Gracias a todas las personas que se cruzan en mi camino. Gracias a las personas que me hacen mal, porque me ayudaron a formar el coraje para seguir adelante, y gracias a los que me hicieron bien, porque así me hicieron sentir amada/o

Gracias a todas las oportunidades de éxito financiero y personal que recibo, identifico y acepto. Gracias a mí mismo que he encontrado la gratitud en todas las personas, cosas y hechos.

Gracias al Universo entero, que conspira a favor de cada uno de mis pensamientos, por eso escojo con mucho cuidado lo que pienso, hablo o deseo.

Gracias a Dios Maravilloso que existe dentro de mi, soy parte de su divinidad, por eso irradio luz, amor y paz a donde quiera que yo esté. Gracias

“Las palabras amables pueden ser cortas y fáciles de decir, pero sus ecos son infinitos”. Madre Teresa de Calcuta.

 

Fuente: Green vivant

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com