SABÍAS QUE LOS BEBÉS QUE JUEGAN CON SU PAPÁ APRENDEN MÁS RÁPIDO

El juego que el bebé desarrolla en sus primeras etapas es muy importante para complementar su crecimiento en el plano emocional, físico y cognitivo, es un estímulo de suma importancia que no debe ser ignorado.

Se trata de una fuente de aprendizaje muy valiosa para los bebés en los primeros meses que puede ser desarrollada por medio de un contacto directo o un contacto indirecto con el entorno o con una persona.

¿Por qué la interacción con el papá mejora la velocidad de aprendizaje?

Se ha llevado a cabo diversos estudios donde se ha podido demostrar que la interacción del padre con el bebé al momento de jugar puede desarrollar un aprendizaje mucho más rápido que por medio de la interacción con la madre. Este tipo de estudio se basa principalmente en el hecho de que la madre trata a su hijo con muchos más cuidados y de una forma más responsable que el padre en la mayoría de los casos.

Por su parte, el padre tiende a ser la parte entretenida, la parte que desarrolla y se enfoca más en la interacción física del bebé, tiende a desarrollar la parte aventurera y deja un poco de lado las responsabilidades para experimentar sensaciones. Con esto no se intenta decir que los padres no son responsables con sus bebés, solamente se establece que la interacción con el padre mediante los juegos tiende a ser un poco más arriesgada y, por ende, la cantidad de aprendizaje que tiene el bebé por medio de estos estímulos también es mayor.

Desarrolla los reflejos del bebé, la búsqueda de soluciones y el desarrollo cognitivo

Debemos de evitar ser tan cerrados en este tema, el juego de la madre también puede ser intrépido y original, sin embargo, el juego que desarrolla el padre con su hijo tiende a desprenderse un poco más de los límites de preocupación que podría tener una madre, llevando a la creación de juegos mucho más entretenidos o juegos donde el esfuerzo físico es mayor.

Esto quiere decir que el bebé podrá cuestionarse las decisiones que llevará a cabo y desarrollará una manera más osada para cumplir con los retos que el padre les asigne, siendo este un estímulo que ellos adoran. Por medio de estos juegos las energías del bebé tienden a agotarse con mucha más rapidez mientras están con su padre, sin embargo, esto lejos de ser un inconveniente, le otorga al bebé una oportunidad maravillosa para descansar, oportunidad beneficiosa también para ambos padres.

La posibilidad de realizar actividades “atrevidas” con su padre le permite desarrollar una mayor confianza en la toma de decisiones y desarrolla la capacidad de tomar las decisiones más adecuadas en cualquier situación, superando estos juegos por medio de las capacidades motoras que se ejercitan mientras transcurre el mismo.

Uno de los factores de más importancia es el aprendizaje que obtienen mediante el ensayo y error. El bebé que no se encuentra bajo la protección de su madre tiende a arriesgarse más al momento de realizar una acción, por ello, mientras ejecuta la misma acción con confianza, puede desarrollar conocimientos y un aprendizaje de una forma más rápida.

Fuente: Mamás geniales

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.