CARTA A MÍ MISMA

Me doy cuenta que la verdad de mi vida es una gran mentira. Me he dedicado a complacer a los demás, pensando que yo era una persona buena, servicial y generosa, y me he dado cuenta de que lo único que mendigaba era amor, aceptación y que no me rechazaran.

Cuando me di cuenta de que estaba enferma, descubrí que toda mi vida había sido una súplica para que me amaran y una sucesión de mentiras. Cuantas veces mentí para adaptar lo mío a lo que los demás esperaban de mi. Cuantas veces negué lo que yo sentía para hacer míos los sentimientos de otro.

Cuantas veces me creí la mentira de que todo lo hacía por amor a otro, cuando el único fin era que me amaran. Fue muy doloroso descubrir que ya no sabía ni que ponerme, ni que decir, porque me había pasado la vida adivinando lo que el otro quería que yo me pusiera, o dijera, o bien lo que el otro iba a necesitar. Había olvidado preguntarme a mi misma que quería o que sentía, para estar solamente atenta a adivinar lo que los demás iban a querer.

Que tristeza es darme cuenta de que he olvidado quien soy para muchas personas, tantas como las personas con las que me relaciono. Con unas quise ser buena, con otras independiente, con otras inteligente, con otras conciliadora, porque me pasé la vida adivinando lo que cada uno necesitaba y no pude averiguar lo que yo necesitaba.

Me doy cuenta Dios mío, que en realidad no te he amado, ni he amado, ni me he amado, con toda mi alma, con todo mi corazón, con toda mi mente y con todas mis fuerzas.

Es triste descubrir que tuve ojos solo para los demás y nunca para mí misma, ahora, a esta edad, me encuentro con que no sé quién soy, que necesito, como pienso y que quiero.

Quiero descubrir la verdad de mi identidad, no quiero pasar un día mas siendo lo que los demás quieren que yo sea y olvidándome de mi.

Quiero descubrir quién soy, quiero descubrir para que nací, quiero descubrir mis potencialidades que no he utilizado porque creo Dios mío, que esta es la oportunidad que hoy me das.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.