CARTA PARA SANAR RELACIÓN CON MAMÁ

Un hijo sólo puede estar en paz consigo mismo si se encuentra en paz con los padres, lo que significa que los acepta y los reconoce como son.

No es posible decir: “esto lo tomo” y “esto lo rechazo”. Aceptar a los progenitores como son es un proceso curativo en sí mismo, el alma de la persona siente alivio y levedad.

Para sanar la relación con tu Madre

 

Está carta es para mi madre ……………………. de su hija …………

“Madre, perdóname por fundirte con mis recuerdos, por no distinguir que eres un ser espiritual que amorosamente se prestó a la obra de teatro que protagonizamos en la Tierra.

Perdóname por hablarte de cualquier manera, por desconocer que tenemos un pacto, por herir tus sentimientos a partir de mis propias percepciones. Perdóname por cada minuto en el cual creí que todo esto se trataba de ti y no de mí. Perdóname por nuestra historia juntas, por pretender cambiarla, por no superarla.

Perdóname porque no me es fácil saber y sentir quien eres realmente, porque a través de ti sólo veo a mi niña lastimada, porque sólo percibo dolor. Perdóname por querer marcharme de tu vida, perdóname por haberme ido, perdóname por no querer volver a ti, perdóname por no honrarte y no amarte lo suficiente.

Me perdono completamente porque yo no tengo manera de saberlo todo, porque soy tan inocente como tú. Me perdono completamente por mi capacidad latente para lastimar, para resentir, para dañar, para odiar, nada de esto ha sido creado conscientemente, una fuerza interior, una razón, una memoria, una queja, un deseo y mi necesidad de escapar del dolor me impulsó.

Yo merezco perdonarme completamente y lo hago ahora.

Sin duda alguna te doy gracias porque en un acto de amor consciente o inconsciente me trajiste a la vida, a este mundo que me ha ofrecido todo para que yo pueda conocerlo.

Gracias por lo vivido, por las experiencias juntas, por los dolores, por las lágrimas, por las risas, por las ausencias, por las heridas abiertas, por las palabras bonitas y por las que no fueron tanto, todo ello me ha forjado como el ser humano que soy.

Te doy gracias porque existes en algún lugar de mi Ser y porque me escuchas ahora. Te bendigo. Lo siento por las memorias de dolor que comparto contigo, te pido perdón por unir mi camino al tuyo para sanar.

Te doy las gracias porque estás aquí para mi y te amo por ser quien eres. También te amo porque estás en mis recuerdos y porque es el momento de hacerlo, nunca antes lo fue.

Estas palabras surgen, nacen, brotan y florecen en mi Ser cuando el tiempo de mi mente es perfecto, el amor me busca ahora y me reencuentra contigo, yo elijo estar en paz contigo, yo soy esa paz en ti y en mi. Yo soy paz. Yo honro mi vida y la tuya tal como fue, tal como es. Yo hago una reverencia ante tu Ser de luz que es quien yo soy”. Hecho está. Gracias, gracias, gracias…

Esta carta lo debes hacer sin interrupciones, y no te puedes levantar ni distraer hasta que termines, lo tienes que realizar enfocada y haciendo total conciencia, tienes que leerlo al mismo tiempo que lo escribes para que te estés escuchando.

Puedes prender una veladora blanca y poner un refractario hondo de vidrio con 3/4 partes de agua y prender un incienso que te guste. al terminar tu carta la quemas con la flama de la veladora y las cenizas deben caer en el agua del refractario.

Puedes usar unas pinzas para no quemarte, al finalizar haces un hoyo en una maceta o en el jardín, hechas allí las cenizas con el agua, plantas alguna planta o flor que te guste y la veladora la dejas que se consuma y terminas comiendo algo dulce. Los cambios toman mas o menos 21 días.

Imagen por Mariló Rivero Silva

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.