¿CÓMO ME HICE BRUJA?

Yo era una mujer como tú, o como muchas, tenía una carrera un trabajo, lo convencional. Pero miraba con mucha admiración a esas mujeres tan especiales, con dones que yo sólo podía soñar.

Su empatía, su humanidad, tenían una forma distinta de ver las cosas. Pensaba, yo, para ser como ellas necesito un don, algo que me haga especial, sin embargo no lo tenía.

Pero lo deseaba con tanta fuerza. Miraba a la gente de mi alrededor, todos corriendo de aquí para allá, tan ocupados, trabajando.

El auto, la casa, es una vida cómoda decía, pero algo faltaba. Los veía a ellos, los hippies, los espirituales, las chamanes y curanderas.

Y me hice la pregunta: ¿Cómo podría yo vivir como ellos? Yo estoy acostumbrada a tener ciertas comodidades decía. Además no tengo ningún don, tengo que dejar de pensar en puras tonterias, me decía. Olvide todo aquello y seguí con mi vida.

Pero un día, de la nada, sin razón alguna, me vi al espejo después de ducharme. Me mire detenidamente un segundo y rompí en llanto, sin saber porque. No sabía porque lloraba, pero lo hacía con mucho sufrimiento y dolor .

Termine de llorar y me seque las lágrimas, me mire nuevamente al espejo y descubrí que no era feliz. Me dije: “visitaré a una de esas chamanes, brujas o lo que sean para que me ayuden”.

Así lo hice, le conté a ella lo que me pasaba y ella muy paciente me escuchaba, cuando termine. Me abrazó y me dijo. ¡Bienvenida!

Tenemos sólo una vida y si no somos felices en ella, está no habrá valido la pena. Despertaste y tus dones también. Yo contesté: “Yo no tengo ningún don”, y ella me dijo que eso nace conmigo, que solo habría que escoger lo que mi corazón ame y sienta conexión.

Los cristales, las plantas, los rezos, los sahumos, la energía, el sonido, la tierra, todo es medicina. Pero yo tengo un trabajo, otro tipo de vida .

Ella dijo: no tienes que abandonar nada que quieras, según vayas creciendo en este camino te darás cuenta que hay cosas que no necesitamos.

Tendrás la necesidad de andar liviano y las cosas materiales puede que ya no te hagan falta, pero tal vez sirvan para ayudar a alguien que lo necesita .

La espiritualidad no tiene reglas tontas, tú espiritualidad la demuestras, con el respeto a todo ser vivo, la tolerancia a tus semejantes y la empatía que nos hace más humanos.

La única regla es ser feliz, sin lastimar a nadie. Ahora ve aprende como manejar tu magia y comparte como nosotras. Hoy despertó una bruja más.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.