CUIDADO CON LO QUE HABLAS DENTRO DE TU CASA

Las paredes tienen recuerdos. Algunas palabras se tornan en maldiciones, hay palabras capaces de traer maleficio, reforzar la desgracia, evocar la mala suerte y atraer la infelicidad; así como hay otras con la luminosa propiedad de bendecir. Saber separar y usar unas y otras es el comienzo de la sabiduría.

Leer más

LA CASA TAMBIÉN SE ENFERMA

Dice la abuela que las casas están vivas, tienen un espíritu; si el espíritu sufre, las casas sufren y por ende, quienes allí habiten, sentirán el mal, que puede manifestarse como pobreza, los problemas, el desamor, las pérdidas y las malas energías.

Leer más

ORDENA TU MENTE ORDENANDO TU CASA

En la filosofía zen, un individuo no puede avanzar por los caminos de la iluminación si internamente no está en orden, tanto en mente como en espíritu. Pero más que un fin en sí mismo, el orden es un proceso infinito e intermitente que siempre convive con el caos, y que se debe buscar, ya que jamás viene solo.

Leer más

LIMPIA TU HOGAR DE OBJETOS QUE TRAEN MALA ENERGÍA

Vivimos en un mundo físico, de materia, donde todo lo que vemos tiene una forma sólida: el árbol, la casa, las personas, los animales, los objetos. Pero hay algo que no vemos, y es la energía de las cosas, y esas energías pueden ser positivas, o negativas.

Leer más

LA SAL EN EL DORMITORIO MEJORA LA SALUD

La mayoría de las personas sabe que la sal puede dañar nuestra salud, a menos que se consuma con moderación. Pero ¿sabías que podemos aprovechar los saludables beneficios de la sal usando una lámpara de sal?

Leer más

ELEVAR LA ENERGÍA Y VIBRACIONES

10 MANERAS DE ELEVAR LA ENERGÍA Y VIBRACIONES DE TU HOGAR

A menudo hablamos de lugares y personas que emanan «buena energía» o «mala energía», cuando en realidad lo que queremos decir es que la energía es alta o baja. En términos científicos, la descripción de la energía como alta o baja en realidad se describe como un grado de vibración o frecuencia, y nuestro cuerpo y mente la percibe.

Leer más

CONSEJOS PARA LIMPIAR CORRECTAMENTE UN COLCHÓN

¿Alguna vez te has detenido a pensar que pasas un tercio de tu vida sobre tu colchón? Si no duermes tanto, puede ser algo menos, pero la realidad es que dormimos entre un cuarto y un tercio de nuestras vidas y todo ese tiempo lo pasamos sobre el colchón.

Leer más