DIPHYLLEIA GRAYI: LA FLOR DE CRISTAL

Diphylleia grayi es una una planta herbácea perenne conocida popularmente como “flor esqueleto” o “flor de cristal”, perteneciente a la familia de las Berberidaceae.

Solo se puede encontrar en tres partes del mundo; en las laderas de las montañas más boscosas y húmedas de las regiones más frías de Japón, China y las montañas Apalaches de Estados Unidos.

La Diphylleia grayi es una planta sorprendente debido a que cuando llueve y se moja sus pétalos pasan de ser de un color blanco opaco a ser casi transparentes, con una apariencia de cristal.

Durante esta curiosa metamorfosis, las venas de la flor quedan expuestas y las gotas de agua se adhieren a la estructura venosa para crear una retícula etérea y húmeda que casi parece el esqueleto de una flor en lugar de un espécimen exuberante y vivo, de ahí el nombre de “flor esqueleto” con el que se la conoce.

La Diphylleia grayi se caracteriza por sus grandes hojas en forma de sombrillas coronadas por cúmulos de apenas dos cm de diámetro de estas níveas flores. El fruto de la planta es una baya de color azul de un cm de diámetro. Cuando llueve, el agua las convierte en transparentes, pero cuando se secan vuelven a su color blanco original.

Es una planta muy resistente, idónea para cultivar en climas fríos y templados, que resiste bien las heladas, y que requiere de temperaturas que oscilen entre -7ºC de mínima y sobre los 30ºC de máxima.

La planta puede crecer hasta los 40 cm de altura, desarrolla hojas enormes con forma de sombrilla con delicados racimos de pequeñas flores blancas que florecen desde principios de la primavera hasta principios del verano. Cuando la flor se vuelve a secar, los pétalos retornan a su color blanco natural.

¿Cómo ocurre esto?

Este cambio no se debe a la modificación de ningún pigmento aunque pueda parecer sorprendente, si no que se debe a una propiedad física: la pérdida de estructura de las células en los pétalos de las plantas.

En los días soleados, la interfase aire-líquido de los pétalos causa una reflectancia difusa, dando a los pétalos su aspecto blanco. En los días lluviosos, el agua entra en los pétalos, creando una interfase agua-agua que aumenta la transmisión de la luz y por tanto se vuelven transparentes.

Esta peculiaridad de la flor Diphylleia grayi tienen posibles aplicaciones prácticas, ya que estas estructuras pueden ser aplicadas en la fabricación de dispositivos ópticos submarinos.

About Aleja

Agregue un comentario