HAY HOMBRES QUE LLEGAN A TU VIDA PARA REPARAR

HAY HOMBRES QUE LLEGAN A TU VIDA PARA REPARAR

La vida nos presenta muchas oportunidades para crecer y evolucionar como personas, y a veces, estas oportunidades vienen en forma de relaciones. Muchas veces, cuando estamos heridos o heridas emocionalmente, entramos en relaciones que no son saludables o que incluso pueden ser dañinas. Sin embargo, también hay hombres que llegan a nuestras vidas para reparar nuestro corazón y ayudarnos a sanar las heridas del pasado.

Estos hombres son aquellos que nos ven tal y como somos, con todas nuestras cicatrices y heridas, y aun así nos aman incondicionalmente. Son aquellos que nos apoyan y nos animan a sanar y crecer. Son aquellos que nos enseñan a amar de nuevo y a confiar en otra persona después de haber sido lastimados.

Es importante reconocer que estos hombres son un regalo valioso en nuestras vidas y estar agradecidas por ellos. Aunque puede ser difícil abrir nuestro corazón de nuevo después de haber sido lastimadas, estos hombres nos ayudan a sanar y a convertirnos en personas más fuertes y más completas.

Sin embargo, es importante recordar que no todas las relaciones son positivas y que es importante confiar en nuestros instintos y alejarnos de aquellos que nos hacen daño. Pero cuando encontramos a alguien que realmente nos ayuda a sanar y a crecer, debemos agarrarlo con ambas manos y estar agradecidos por la oportunidad de amar y ser amados de nuevo.

A continuación quiero compartir con ustedes un hermoso texto escrito por Lorena Bassani que trata sobre los hombres valientes, compasivos y amorosos, y cómo su presencia en nuestras vidas puede marcar una gran diferencia.

Hay hombres que vienen a sanar...

Y entonces, hacen su diagnóstico precoz. Te miran y te detectan. Desembarcan en tu pequeño mundo como Colón en América. Pero no te conquistan. Ni te saquean. Ni te engañan.

Ellos sólo traen amor en frasquitos. Y hacen lo que tienen que hacer por ti. Por tu Alma. Por tu dolor. Por las ganas que tenías de encontrarte algo distinto en la vida. Hay hombres que saben. Aún sin saber. Aún sin sospechar. Aún sin ser completamente conscientes de la importancia que tienen. Saben con otra sabiduría. Sonríen con otras sonrisas.

Dicen con otras palabras. Hacen magia. Hay hombres así. Te lo juro. Los he visto. Los conozco. Los miro actuar. De lejos o de cerca. Los admiro. A veces, me dejo emocionar con ellos. Porque ellos tienen arte en las manos. Ellos te abren por el medio. Y tu no desconfías ni un segundo. Porque ellos son amigos. Pero no son amigos comunes. Son amigos raros. Son amigos de otros lados. Son compañeros de estrella.

Llegan. Hacen. Dicen. Miran. Ven. No siempre vas a gustarles. No siempre te van a amar como quieres que te amen. No siempre vas a amarlos como quieren que los ames. Es otra cosa. Otra cosa. Van a llegar para cumplir con el destino.

Van a llegar para mejorarte la vida un rato. Para devolverte un favor de algún tiempo. Para firmar un pacto. Porque ellos son otra cosa. Más profunda. Más extraña. Más capaz de quedarse dentro tuyo. Porque estos hombres vivirán en esos lugares donde tu no permites entrar a nadie.

Porque tú te quedarás dentro de ellos como una chica que se queda mirando el mar en la playa de noche. Hay hombres que llegan para reparar a las mujeres que reparan. Porque nacieron para eso. Para curar a las que curan.

Para sanar a las que sanan. Porque somos compañeros. Amados. Amantes. Amorosos. Y cuando dos compañeros así de bonitos se chocan, se juntan, se entrelazan, se aman a su manera, el universo festeja.

El universo agradece y tú también.

Aunque a veces puede ser difícil de ver, hay hombres en nuestras vidas que llegan para reparar las heridas que el patriarcado y la sociedad han causado. A través de su amor y apoyo, nos ayudan a sanar y a ser más fuertes. Es importante reconocer y agradecer a estos hombres en nuestras vidas.

Share

"El trabajo sobre sí mismo está en no mirar, ni juzgar a los demás, sino comprender que todo lo que está a mí alrededor, está en mi interior".