LLORAR HACE BIEN, NO LO CONTENGAS DEMASIADO

por | Motivación

Puede suceder que en tu vida te asalte una tremenda angustia existencial, puede que te haya pasado algo negativo durante el día o puede que simplemente sea uno de esos momentos en los que necesitas desahogarte. Llorar hace bien, no lo contengas demasiado.

De hecho, puede suceder que sientas una mezcla de tristeza e incapacidad para actuar, como si de repente te dieras cuenta de que algo va mal pero no hay nada que puedas hacer al respecto. En estos casos, a menudo no tienes otra opción que desahogarte llorando.

Esto es algo perfectamente normal, de hecho todos nos sentimos abrumados por las preocupaciones de nuestras vidas de vez en cuando. Pasamos días enteros coma, si no meses, resistiendo las presiones externas. Tal vez tu trabajo te está causando demasiado estrés y tu vida social no te permite la salida adecuada.

Así que, después de tanto tiempo de comprimir tu tristeza en algún momento puedes estallar. La clave, además de mejorar nuestras vidas día a día, es no detenerse cuando sentimos la necesidad de estallar en lágrimas.

Tal vez te encuentres de luto por una experiencia que terminó hace algún tiempo, pero que no te habías dado cuenta del todo. Por ejemplo, si ha experimentado un duelo en los meses anteriores o incluso el simple final de una relación que le preocupaba, puede que todavía tenga algún residuo de esa tristeza que expresar.

De hecho, muy a menudo las peores experiencias tienden a bloquearnos emocionalmente: es una reacción natural ya que nuestro cerebro prefiere que reaccionemos a la adversidad antes que dejarnos llevar por el desánimo. Aunque esto es perfectamente natural, no es necesariamente saludable.

Ser capaz de exteriorizar los sentimientos negativos sirve para vaciarnos de nuestras frustraciones y luego nos permite ser mejores en los días siguientes. Al llevar una carga emocional sin deshacerse de ella, sólo ralentizará su crecimiento personal impidiéndole alcanzar sus objetivos más importantes. La única manera es dejarlo salir en un largo llanto.

Ser capaz de llorar

Puede parecer bastante paradójico, pero los seres humanos no siempre son capaces de llorar. Incluso hay patologías que conducen a esta incapacidad, pero en la mayoría de los casos se trata simplemente de bloqueos emocionales, o en el caso de los hombres, que desde muy pequeños se les enseñó a “no llorar”, ya que es sinónimo de debilidad.

¿Alguna vez has tenido problemas para exteriorizar tus emociones?

No todas las personas son capaces de manejar sus emociones de la mejor manera, podrías ser por ejemplo una de esas personas que se callan y se guardan todo dentro. Tal vez sea el resultado de tu educación o de tus experiencias de vida.

Intenta detenerte y pensar en lo que las lágrimas son para ti, ¿son una debilidad o algo negativo? Si su respuesta es sí, sepa que está cometiendo un gran error. En determinados momentos todos nos hemos sentido tristes,  y en ocasiones nos dejamos llevar de vez en cuando por largas y profundas lágrimas, no hay absolutamente nada malo en ello. No serás considerado una persona más débil simplemente porque exteriorices tus emociones.

Llorar ayuda a liberarnos de todas las experiencias negativas que han ocurrido en nuestras vidas. Soltar las lágrimas también liberará una acumulación de tensión que podría dañarte emocionalmente. Las lágrimas son un mecanismo de defensa contra la depresión y por lo tanto no deben ser retenidas. Si continúas reprimiendo tus sentimientos, terminarás completamente incapacitado emocionalmente. ¡Si estás triste, llora!

A veces lo mejor que podemos hacer por nosotros mismos es permitirnos llorar un rato. Los nudos no se deshacen solos.

Aleja

Aleja

"El trabajo sobre sí mismo está en no mirar, ni juzgar a los demás, sino comprender que todo lo que está a mí alrededor, está en mi interior".

0 comentarios

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir avisos de nuevas entradas.

Únete a otros 17.386 suscriptores