CUANDO PERDEMOS A NUESTRA MADRE, PERDEMOS UNA PARTE DE NUESTRA ALMA

No es fácil decir un adiós definitivo a las personas que hemos amado, con las que hemos compartido momentos importantes de nuestra vida.

Suceda de forma imprevista o de forma previsible, siempre la muerte de un ser querido es muy doloroso, y más aún si le ocurre a un ser importante de nuestra vida como la madre.

La pérdida de la madre para un hijo es una de las pruebas más difíciles que se pueda afrontar. La vejez, las enfermedades o diferentes circunstancias de la vida; son simplemente factores sobre las cuales no tenemos algún control.

No importa la edad que nosotros podamos tener, si somo niños o ya adultos, la pérdida de una madre siempre es dolorosa.

Al principio parece que no hay consuelo alguno al saber que también hemos perdido una parte de nuestra alma.Lo único que podemos encontrar es apoyo emocional, para soportar ese dolor.

Para eso se necesita aceptar la partida y aprender a vivir sin ella, hacer lo mejor posible y tener presente que su ausencia física no es un motivo para rendirse, al contrario: para la persona que está de luto, es necesario saber reconstruir una propia identidad afectiva.

La partida de una madre jamás se olvida, solo nos acostumbramos. Superado el vértigo de los primeros días, es aquí que comienza el verdadero trabajo sobre uno mismo.

Un paso esencial para salir adelante es aceptar el luto, para eso debemos tener mucha fuerza, poco a poco y armados de mucho coraje, sin negar que se siente terrible el sufrimiento.

No debemos olvidar que además de la perdida de una persona querida, el dolor se confronta también con una nueva realidad: aquella de nuestra misma mortalidad. Perdiendo aquello que hemos considerado eterno, somos más concientes que la vida de todos tiene un fin y que puede ocurrir en cualquier momento.

Morir es un proceso evolutivo natural que se inicia al nacer, aceptar la muerte, de familiares y la nuestra, es desarrollar inteligencia emocional.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.