TUS HIJOS NO SON TUS HIJOS

TUS HIJOS NO SON TUS HIJOS

En el camino de la vida, nos encontramos con innumerables enseñanzas que nos invitan a reflexionar y crecer. Una de esas valiosas lecciones se encuentra plasmada en la obra «El Profeta» del poeta y filósofo Khalil Gibran. A través de sus profundos y cautivadores versos, Gibran nos invita a explorar el significado de la paternidad y nos desafía a reconsiderar nuestras percepciones y expectativas en relación con nuestros hijos.

En este artículo, nos sumergiremos en la sabiduría de «Tus hijos no son tus hijos». Es un poema que  reflexiona sobre la idea de que los hijos no pertenecen realmente a los padres, sino que son seres independientes con su propio camino y propósito en la vida. El poema habla sobre la importancia de permitir que los hijos sigan su propio destino y de amarlos incondicionalmente, brindándoles libertad y apoyo en su crecimiento y desarrollo. Es un recordatorio de que como padres, debemos cultivar un vínculo de amor y respeto con nuestros hijos, reconociendo su individualidad y fomentando su autonomía.

Tus hijos no son tus hijos

-Khalil Gibran-

Tus hijos no son tus hijos
son hijos e hijas de la vida
deseosa de sí misma.
No vienen de ti, sino a través de ti
y aunque estén contigo
no te pertenecen…
Puedes darles tu amor,
pero no tus
pensamientos, pues,
ellos tienen sus propios pensamientos.
Puedes abrigar sus cuerpos,
pero no sus almas, porque ellas,
viven en la casa del mañana,
que no pueden visitar
ni siquiera en sueños.
Puedes esforzarte en ser como ellos,
pero no procures hacerlos semejantes a ti
porque la vida no retrocede,
ni se detiene en el ayer.
Tú eres el arco del cual, tus hijos
como flechas vivas son lanzados.
Deja que la inclinación
en tu mano de arquero
sea para la felicidad.

En el viaje de la vida, recordemos siempre que nuestros hijos no son realmente nuestros. Son seres de luz y amor que llegaron a este mundo a través de nosotros, pero su destino y su propósito son únicos y distintos. Como padres, nuestra tarea es ser guías, apoyarlos en su camino y amarlos incondicionalmente, pero también debemos recordar que deben encontrar su propio camino y vivir su propia vida.

Permíteles volar alto, explorar el mundo y descubrir quiénes son realmente. Mantén tu corazón abierto y bríndales el amor y el apoyo que necesitan, sabiendo que siempre estarás ahí para ellos. Confía en que su viaje los llevará a lugares maravillosos y que, a medida que crezcan, aprenderán valiosas lecciones y descubrirán su verdadero propósito en la vida.

Tus hijos no son tus hijos, son almas libres y hermosas que están aquí para iluminar el mundo con su propia luz. Ámalos, nutre su crecimiento y dales alas para que vuelen alto. En ese amor incondicional y en la libertad de ser quienes realmente son, encontrarás la verdadera dicha de ser padre o madre.

«Ser padre o madre implica dejar de lado tus propias expectativas y permitir que tus hijos sean auténticos y sigan su propio camino».

Por Aleja Bama

Acerca de Aleja

"El trabajo sobre sí mismo está en no mirar, ni juzgar a los demás, sino comprender que todo lo que está a mí alrededor, está en mi interior".

MIRA TAMBIÉN

PADRES SOBREPROTECTORES

PADRES SOBREPROTECTORES

La llegada de un hijo a la vida de una pareja marca el inicio de …