8 COSAS QUE HACEN LA VIDA MÁS DIFÍCIL

La vida no es fácil, y esto está bien establecido. Siempre habrá obstáculos o cosas que hacen la vida más difícil, más dificultoso y, a veces, imposible de entender.

Muchas veces pensamos que las situaciones que hacen difícil la vida, esta fuera de nuestro control, es decir, sólo tenemos que sufrir y eso es todo, sin embargo depende también de nosotros, de como afrontamos estos retos.

A cada quien le llegarán los momentos difíciles, las malas noticias, las penas, los dolores. Nadie será ajeno a la enfermedad o a la muerte, al desamor, al abandono. Se podrán superar las pruebas con buen ánimo, se alcanzará la victoria al final de cada proceso.

8 Cosas que hacen tu vida más difícil 

Podemos enumerar al menos 8 cosas, que estamos acostumbrados a hacer, que no nos ayudan en absoluto a mejorar nuestra existencia. Veámoslos juntos.

1. No apreciamos lo que tenemos

A menudo no nos damos cuenta de lo afortunados que somos con la vida que tenemos. Nos detenemos a observar la vida que tienen otras personas, envidiándolas y deseando al menos una parte de su vida. Ya sea la casa, el trabajo, los objetos, incluso la pareja. No podemos evitar querer algo que otros tienen sin, en realidad, apreciar lo que ya tenemos. Aprendamos a ser más agradecidos por lo que la vida nos ha dado y, si nos sentimos desafortunados, pensemos que hay alguien en el mundo que realmente no tiene nada.

2. No alejamos a las personas tóxicas

¿Por qué no alejamos inmediatamente a la gente que envenena nuestra existencia? Las razones pueden ser muchas, por desgracia, el miedo, la vergüenza, demasiado “amor”. De lo que tenemos que estar convencidos, es de que siempre debemos estar en el primer lugar en nuestro ranking personal. Todo lo que nos entristece, nos enfada o nos asfixia, debería ser enviado lejos, incluyendo a la gente. No necesitamos un individuo a nuestro lado si eso no nos hace felices.

3. No bajemos nuestras expectativas

En este caso, no queremos decirte que no seas ambicioso y que no quieras lo mejor para ti, sino todo lo contrario. Lo que queremos decir es que si en una situación dada te sientes bien o una persona te ama y tú le correspondes, no debes tirar todo por la borda sólo porque no fue como lo creíste, o quién pensaste una buena pareja para ti. Todo lo que nos hace sentir bien debe ser bienvenido y apreciado porque no es seguro que la vida nos ofrezca una segunda oportunidad.

4. Queremos gustar a toda costa

Entendamos una cosa importante en nuestras cabezas, así como no nos pueden gustar todo, lo mismo se aplica a la inversa. Simplemente, a algunas personas no les gustamos y cuanto antes lo superemos, antes podremos seguir con nuestras vidas en paz.

5. Decimos “no lo lograré” por miedo

Pasamos el tiempo convenciéndonos de que no podremos hacer algo por miedo al fracaso que ni siquiera intentaremos. ¿Y por qué razón? ¿Por vergüenza? ¿Por miedo al juicio de los demás? Todo lo que hacemos debería ser para nosotros mismos. Tal vez no tengamos éxito en una empresa determinada, pero a quién le importa, al menos podemos decir que lo intentamos.

6. No nos dedicamos suficiente tiempo

Pasamos nuestras vidas corriendo, sobrecargados por los compromisos que esta agitada sociedad nos impone, olvidando demasiado a menudo, lo más importante, nosotros. Un pequeño método para mejorar nuestra existencia es dedicarnos más tiempo a nosotros mismos. Tomemos unos momentos en los que podamos mimarnos. No es necesario estar solo, pasar tiempo con los que amamos y hacer algo que realmente disfrutamos es importante también. Suspiremos y vayamos más lento.

7. Vivimos de las apariencias

Esta es la era de la tecnología y la sociedad y todo lo que se hace, se muestra allí. Un mundo de apariencias, donde quien tiene más gustos y opiniones es considerado mejor que alguien más. ¿Por qué tener esta lastimosa concepción de la vida? El mundo real está fuera de un teléfono inteligente y lo único que cuenta es ser nosotros mismos. Mostrar quién no soy depende de los demás.

8. Nos dejamos abrumar por los acontecimientos

Como dijimos al principio de nuestro artículo, hay cosas sobre las que no tenemos control, simplemente suceden y no hay nada que podamos hacer al respecto. Eso no significa que debamos golpearnos a nosotros mismos. Lo importante es levantarnos y empezar a pelear de nuevo. La vida es una jungla en la que moverse no es fácil, lo importante es no rendirse nunca.

La vida es tener problemas y resolverlos. Unas veces te da satisfacciones y otras veces te deja hecho polvo. Si queremos mejorar nuestras vidas, depende también de nosotros tomar las decisiones correctas.

Acerca de Aleja

"El trabajo sobre sí mismo está en no mirar, ni juzgar a los demás, sino comprender que todo lo que está a mí alrededor, está en mi interior".