EL ENOJO NO ES OSCURO

El enojo no es oscuro, el enojo es un estado emocional que varía de intensidad, desde una irritación leve hasta una ira intensa. Esta emoción está determinada por factores internos o externos. Por ejemplo, puedes enojarte con una persona específica, con algo que ocurre como un embotellamiento de tránsito o por problemas personales (recuerdos de una hecho traumático ocurrido en la infancia).

El enojo es una emoción natural, es valido y podemos verlo como un aliado. Podemos aprender a darle su espacio para gestionar nuestras emociones de forma más honesta y menos dañina para nuestro bienestar y nuestra autoestima.

Compartimos hoy esta reflexión para que puedas entender mejor esa emoción que a veces te embarga y no sabes como controlarla.

 

EL ENOJO: EL EXTRAORDINARIO FUEGO INTERNO

Por Jeff Foster

El enojo no es oscuro. El enojo no es peligroso. El enojo no es algo poco espiritual. El enojo no es “malo”, Ni tampoco es un signo de falta de evolución, o nuestro fracaso, ni nuestra falta de mirada interna, de paz, de iluminación, de madurez, de salud. Nada de eso.

El enojo simplemente es fuego: El fuego puede arder, el fuego puede limpiar, el fuego puede iluminar, el fuego puede sanar.

El enojo es una emoción real y válida, de hace billones de años, que surge inteligentemente en nuestro cuerpo para protegernos de una amenaza real o imaginaria. Quiere poner límites, está listo para decir que No, tiene la voluntad de defender nuestros valores, y anhela ser oído.

El enojo no es el problema, el enojo no es inherentemente violento, es en nuestra reacción hacia nuestro enojo donde comienza la violencia. Cuando reprimimos o rechazamos el poder de nuestro enojo, cuando lo empujamos hacia adentro, nos negamos a sentirlo, o incluso lo reconocemos y lo escondemos para ser “buenos” y complacer, impresionar o proteger a otros.

Cuando atacamos y lastimamos a otros para encontrar alivio de nuestra rabia, cuando juzgamos, culpamos, nos enfurecemos y manipulamos e intentamos controlar a otros (lo que piensan, lo que sienten, lo que desean o dejan de desear), cuando hacemos sentir mal a otros, los castigamos.

Ahí es donde yace la “oscuridad”, en la reacción hacia nuestro enojo, en nuestra búsqueda de descarga, en nuestra huida del cuerpo, no en el enojo en sí mismo.

El enojo solo es energía, salvaje y poderosa energía surgiendo en el cuerpo, no es un pecado o una fuerza ‘no espiritual’ que debe ser erradicada, sino más bien una intensa y creativa expresión de la vida misma. El enojo es simplemente una parte salvaje de nosotros pidiendo ser reconocida, con entendimiento, con compasión, con amor, con tranquilidad, con la respiración.

Algunas de las personas más violentas que he conocido (superficialmente) han sido los más “espirituales”, los iluminados, los gurúes, los perfectos, aquellos que “nunca se enojan”, aquellos que “siempre están en calma, en paz y en un perfecto estado amoroso y de ecuanimidad”, aquellos que “viven en estado de pura Consciencia”.

No hay amor verdadero si no amamos nuestro enojo cuando viene a visitarnos. La luz verdadera está dispuesta y puede iluminar la sombra, y bendecir el caos.

El enojo no es inherentemente oscuro, el enojo no es peligroso, el enojo no es ’poco espiritual’, el enojo no es ‘malo’, o avergonzante, o pecaminoso. Todas estas creencias obsoletas provienen de un profundo miedo, de un malentendido y de la poca confianza en el cuerpo.

Podemos deshacer este condicionamiento: La próxima vez que surja el enojo, como lo hará, ¿podrás desacelerar, conectar, sentir, respirar nuevamente, y tener una actitud curiosa por este fuego interno? Y por debajo de tu enojo, quizás descubras un tierno, frágil y atemorizado corazón, una hermosa vulnerabilidad, y un poder auto protector, con una historia de hace billones de años.

Recuerda:
Cuando el enojo es bien manejado puede ser una liberación saludable, un motivador para un cambio o una herramienta para el auto-empoderamiento.

No se trata de sacar el sentimiento de la mente, ni de esconderlo en ella, sino de experimentarlo con aceptación.