PENSAMIENTOS DE OSHO SOBRE EL AMOR

PENSAMIENTOS DE OSHO SOBRE EL AMOR

¿Cuántos de nosotros conocemos a Osho, el famoso filósofo y pensador? Pues estamos seguros de que, aunque no lo conozcas, te gustará mucho estos pensamientos de Osho que habla sobre el amor y de la capacidad de enamorarse de uno mismo. Una idea para aprender a apreciarnos a nosotros mismos y hacer que los que nos rodean nos aprecien.

Osho fue un místico, orador y maestro espiritual indio que se hizo popular en la década de los 60 por sus charlas acerca de la meditación, la consciencia, la creatividad, la valentía y el amor.

Enamorarse del amor

Estamos acostumbrados a que nos digan que tenemos que amar al prójimo, pero ¿cómo podemos hacerlo si no nos amamos a nosotros mismos primero? Como primera cosa hay que tener amor para poder compartirlo con el prójimo. Del mismo modo, si nuestro prójimo es también como nosotros, nos amará sin haberse amado nunca a sí mismo, todo esto es impactante. Aunque nadie sabe nada del amor, todos nos amamos, es como si dos mendigos se rogaran mutuamente, pensando que están ante un emperador.

Ambos mendigos piensan lo mismo, estoy viendo a un emperador. Sin embargo, ninguno de los dos es un emperador y tarde o temprano se darán cuenta de ello provocando infelicidad y sufrimiento. Ambos pensarán que han sido engañados. “Este mendigo se hace pasar por emperador” pensará el primero, pero esto es un completo disparate. El otro mendigo pensará lo mismo: “Este mendigo se hace pasar por emperador”. Al final, ambos mendigos descubren la verdad y, furiosos, se atacan mutuamente odiándose a muerte.

Profundiza en ti mismo

En esta historia falta el amor, para conocer este sentimiento tenemos que partir de nosotros mismos. A lo largo de tu vida te han enseñado a destruirte en nombre de un ideal. Puedes hacer lo contrario, estar solo y ser egoísta. Te sorprenderá darte cuenta de que si eres egoísta, tendrás acceso a los tesoros que llevas dentro, hasta el punto de compartirlos con todos. Porque la mayor alegría de poseer un tesoro es compartirlo.

Estos tesoros son todo lo contrario a la economía común, en la economía que nos enseñan en la escuela, si das algo poseerás menos, y si sigues dando tarde o temprano también serás un mendigo.

En la economía que nos enseñan en la escuela, hay que obtener recursos de los demás, en la medida de lo posible. Los tesoros de los que hablo son diferentes: si los guardas para ti se acabarán y si te niegas a compartirlos corres el riesgo de destruirlos. Si quieres no separarte nunca de ellos, cierra las ventanas y las puertas y conviértete en una tumba, nada se te escapará, pero tú también estarás muerto. La verdad, la libertad y tu amor morirán contigo al igual que tu alegría.

No sabes en absoluto quién eres y estás preguntando por el amor. Primero sé tú mismo, primero conócete a ti mismo y el amor vendrá como recompensa.

Si quieres aumentar tus tesoros, compártelos sin preocupaciones. Incluso si te enfrentas a un aprovechado, cuando compartes es el hecho de compartir lo que cuenta, no con quién lo compartes. Puedes limitarte a dar. No te preocupes por el destinatario y sigue enviando cartas de amor.

Tarde o temprano encontrará a alguien que estará dispuesto y feliz de aceptar su mensaje. Cuanto más quieras compartir tu tesoro, más aumentará. Cuanto más difundas tu tesoro en el mundo, más se alimentará de fuentes desconocidas. Porque el hombre se parece en su alma al pozo.

¿Qué significa?

Obviamente cada uno puede encontrar un significado particular para su situación, el tuyo por ejemplo será diferente al que yo he encontrado. Pero podemos estar de acuerdo en que este pensamiento que nos enseña a compartir lo que es bello en nuestras almas a condición de que dediquemos el tiempo necesario para encontrarlo en nosotros mismos.

No tengas prisa por amar al prójimo, hasta que no seas capaz de amarte a ti mismo todos tus esfuerzos serán inútiles y harás perder el tiempo a los que tienes delante. Cuando hayas encontrado tus tesoros, no tengas miedo de compartirlos aunque, no siempre, los que están frente a ti sean la persona adecuada para recibirlos.

En vez de pensar en cómo conseguir amor, empieza a ofrecerlo. Si das, recibes, no existe otra forma.

Acerca de Aleja

"El trabajo sobre sí mismo está en no mirar, ni juzgar a los demás, sino comprender que todo lo que está a mí alrededor, está en mi interior".