10 LADRONES DE TU ENERGÍA 10 LADRONES DE TU ENERGÍA
Teniendo en cuenta que cada individuo está dotado de energía y que esto es clave para su desarrollo personal y profesional, el gran líder... 10 LADRONES DE TU ENERGÍA

Vivimos en un tiempo tan agitado que nuestra energía habitualmente se disipa en innumerables tareas y relaciones sin importancia. Todos tenemos asignada una carga de energía, la cual debemos aprender a utilizarla positivamente y no desperdiciarla. Las energías nos permiten trabajar con motivación, nos dan mente positiva para afrontar las situaciones del día a día y permiten aprovechar al máximo todas las oportunidades que se nos presentan. Sólo nosotros tenemos el poder de dominar nuestras energías y acceder a ellas para darles el uso adecuado en nuestros días. Sin embargo, hay algunos agentes externos e internos que pueden llegar a interferir en nuestros niveles de energía, provocando una disminución en nuestra motivación, nuestro estado de ánimo y nuestra productividad.

Teniendo en cuenta que cada individuo está dotado de energía y que esto es clave para su desarrollo personal y profesional, el gran líder espiritual Dalái Lama ha definido los 10 “ladrones de la energía” que todos debemos conocer para conseguir el dominio de nuestras energías y evitar que hayan interferencias que nos impidan aprovecharlas.

1. Deja ir a personas que sólo llegan para compartir quejas, problemas, historias desastrosas, miedo y juicio de los demás. Si alguien busca un bote para echar su basura, procura que no sea en tu mente.

2. Paga tus cuentas a tiempo. Al mismo tiempo cobra a quién te debe o elige dejarlo ir, si ya es imposible cobrarle.

3. Cumple tus promesas. Si no has cumplido, pregúntate por qué tienes resistencia. Siempre tienes derecho a cambiar de opinión, a disculparte, a compensar, a re-negociar y a ofrecer otra alternativa hacia una promesa no cumplida; aunque no como costumbre. La forma más fácil de evitar el no cumplir con algo que no quieres hacer, es decir NO desde el principio.

4. Elimina en lo posible y delega aquellas tareas que no prefieres hacer y dedica tu tiempo a hacer las que sí disfrutas.

5. Date permiso para descansar si estás en un momento que lo necesitas y date permiso para actuar si estás en un momento de oportunidad.

6. Tira, levanta y organiza, nada te toma más energía que un espacio desordenado y lleno de cosas del pasado que ya no necesitas.

7. Da prioridad a tu salud, sin la maquinaria de tu cuerpo trabajando al máximo, no puedes hacer mucho. Tómate algunos descansos.

8. Enfrenta las situaciones tóxicas que estás tolerando, desde rescatar a un amigo o a un familiar, hasta tolerar acciones negativas de una pareja o un grupo; toma la acción necesaria.

9. Acepta. No es resignación, pero nada te hace perder más energía que el resistir y pelear contra una situación que no puedes cambiar.

10. Perdona, deja ir una situación que te esté causando dolor, siempre puedes elegir dejar el dolor del recuerdo.

Con el tiempo nos damos cuenta de que el perdón es la mejor de las opciones. Al perdonar nuestra vida mejora, ya que no tiene el lastre del rencor.

-Dalái Lama-

Aleja Editora