EL PODER DE LOS ABRAZOS

Abrazar es una forma rápida y sencilla de mostrar amor, compasión, simpatía o empatía. Los abrazos son una de esas cosas que se pueden hacer sin ningún costo ni preparación. Cuando una persona brinda un abrazo sincero es un momento difícil, esta brindando apoyo y puede ayudar mucho, más de lo que imaginas, ya que incrementa la felicidad, eleva la moral, uno se siente comprendido, querido, acompañado, alivia las penas provocando una sensación de refugio y de paz en nuestro interior. El poder de los abrazos es mágico.

Las investigaciones han demostrado que los abrazos pueden tener efectos favorables en las personas, ya que pueden promover la salud. Está comprobado que sostener en brazos a los bebés prematuros les ayuda a crecer y fortalecerse en el menor tiempo posible.

La necesidad universal de un abrazo

Un abrazo es algo que todos necesitan. Es una necesidad humana natural de amor, calidez y seguridad. Un abrazo puede verse como un acto de afecto por un lado y la oportunidad de desarrollar la autoestima por el otro.

Las personas que se ven privadas de abrazos tienen más probabilidades de tener niveles más bajos de oxitocina, lo que reduce su sensibilidad a la felicidad. Abrazar también ayuda a las personas a sentirse más cálidas si tienen frío o más contentas si están cansadas.

Los efectos de los abrazos en el cerebro

Sabemos por la ciencia que un abrazo de un ser querido puede curar el dolor y hacernos sentir mejor. Está científicamente comprobado que los abrazos pueden desencadenar la liberación de oxitocina, que es un neurotransmisor que nos ayuda a sentirnos más relajados y felices. Esto puede tener un impacto significativo en nuestro cerebro, ya que se ha descubierto que reduce los niveles de ansiedad y estrés.

También se descubrió que los abrazos desencadenan “neuronas espejo” en nuestro cerebro que nos hacen sentir bien con nosotros mismos.

El impacto físico de los abrazos

Un abrazo es una forma poderosa de mostrar amor y aprecio. Los abrazos no son solo gestos compasivos, sino que también pueden ser una herramienta importante para fortalecer la salud. También tiene una serie de beneficios físicos. Los abrazos pueden:

  • Reduce la presión arterial.
  • Reduce la frecuencia cardíaca.
  • Reduce el cortisol, la hormona del estrés.
  • Libera dopamina, hormona de la motivación y el buen humor.
  • Aumenta los niveles de oxitocina, la hormona del vínculo.
  • Aumenta los niveles de serotonina.
  • Equilibra el sistema nervioso cuando nos encontramos alterados.
  • Estimula el sistema inmunológico.

El impacto psicológico de los abrazos

Un abrazo tiene un efecto significativo tanto en la persona que da un abrazo, como quien lo recibe. Es importante comprender lo poderosos que pueden ser y usarlos con la mayor frecuencia posible para que tú también te sienta mejor.

  • Mejora el estado de ánimo.
  • Mejora la autoestima.
  • Disminuye la sensación de soledad, dolor y tristeza.
  • Reduce los sentimientos de miedo e ira.
  • Ayuda a crear un sentido de pertenencia.
  • Aumenta la productividad.
  • Ayuda a la comunicación y transmitir emociones sin palabras.
  • Mejoran las relaciones de una persona.
  • Te hace sentir más valioso.

Un abrazo es el equivalente a una larga caminata con alguien a quien amas. Es una manera fácil de compartir amor y calidez con los demás.

Dale un abrazo a tus hijos, tus hermanos, tus padres, tus abuelos y amigos cada vez que puedas, no solo cuando se encuentres atravesando un momentos difícil o un mal rato. No te contengas. Disfruta que estén en tu vida con ese pequeño gesto.

Por todo esto, dar o recibir un abrazo no solamente es agradable desde el punto de vista emocional, sino que también mejora la salud.

“Un abrazo es la mejor medicina para muchos dolores”.

Acerca de Aleja

"El trabajo sobre sí mismo está en no mirar, ni juzgar a los demás, sino comprender que todo lo que está a mí alrededor, está en mi interior".