DECRETOS PODEROSOS

Los decretos son afirmaciones muy poderosas porque nos reprograman para lograr objetivos específicos, son frases que nos ayudan a lograr cambios significativos en la vida. Pueden realizarse mentalmente y/o por escrito.

Son pensamientos positivos que escoges de manera consciente para inducirlos en lo más profundo de tu psique y de esta forma producir un estado mental deseado. Lo que estás haciendo es penetrar en tu subconsciente y cambiar tu conducta.

Los decretos son declaraciones de algo que sabes que va a suceder, porque estás plenamente seguro y convencido que así será, no cabe duda,  tus palabras repiten una y otra vez algo que va a suceder, porque lo sabes, lo intuyes, lo crees. Pareciera exagerado pensar que con solo repetir una serie de frases repetidamente vas a tener una actitud diferente ante la vida pero es real.

Decretos Poderosos

 

“YO SOY” la Riqueza que fluye dentro de mí, y me es dada para hacer buen uso de ella.
“YO SOY” la Ley del perdón y la Llama Violeta transmutadora de toda acción no armoniosa y toda creación humana desde ahora hacia atrás hasta el momento de mi individualización.

“YO SOY” la Presencia del Dios Todopoderoso que mantiene el Fuego Violeta ardiendo en todo mi ser y todo mi mundo, y me mantiene sellado  en un pilar de Fuego Violeta que transmuta al instante toda creación humana, que regrese buscando redención, a mi alrededor; a través de mi; compresionado contra mí, o que yo contacte con cualquier forma. Mi Amada presencia transmuta toda imperfección que yo pueda haber creado, y con la autoridad de

“YO SOY” me repone toda la fuerza y la perfección que yo deseo.
“YO SOY” ahora el ser ascendido que estoy deseando ser.
“YO SOY” la presencia conquistadora y yo ordeno a mi amada presencia que gobierne perfectamente mi mente, mi hogar, mis asuntos y mi mundo.

“YO SOY” la resurrección y la vida de toda la perfección en mi corriente de vida. De mi eterna juventud y belleza, de mi agilidad y frescura, de mi perfecta visión y oído, de mi perfecta salud, de mi fuerza y energía ilimitadas, de mi dentadura perfecta, de mi piel, de mi estructura ósea, de mi perfecta simetría, de mi fondo ilimitado de dinero, de todo lo perfecto en mi mundo, en mi vida, de todas las facultades de mi cuerpo causal, de mi plan divino cumplido ya.

Yo pido ser protegido contra todas las intromisiones que por necesidad atravieso, estoy envuelto en mi círculo electrónico eternamente sostenido, porque “YO SOY” el fuego sagrado. Todo lo que se me acerca es ahora y siempre transmutado en mi aura, porque yo no estoy aquí para cumplir un lapso kármico; yo estoy aquí para irradiar y permanezco intocado por toda vibración menor.

“YO SOY” el Amor Divino, la inteligencia divina, el Poder Divino, el Equilibrio y el Aliento Divino.
“YO SOY” la riqueza, la alegría, la felicidad.
“YO SOY” todas las nobles facultades, talentos y virtudes.
“YO SOY” el camino, la verdad y la vida.
“YO SOY” la puerta abierta que nadie puede cerrar.
“YO SOY” todo lo perfecto contenido en mí.
“YO SOY” el único poder contenido en mí, la única presencia y la única armonía.
“YO SOY” uno con el padre.
“YO SOY” la presencia guardiana que nada ni nadie puede afectar, asustar, ni desagradar.
“YO SOY” Dios en acción.

Todo esto lo reconozco y pido para todos mis hermanos. Gracias, gracias, gracias.

La palabra hablada tiene un gran poder de crear. Una palabra dicha en el momento correcto tiene poder de lograr algo que buscamos, o destruirlo por completo. Por ejemplo, cuando bendecimos a nuestros hijos, no nos damos cuenta de la protección que estamos infundiendo en ellos.

Acerca de Aleja

"El trabajo sobre sí mismo está en no mirar, ni juzgar a los demás, sino comprender que todo lo que está a mí alrededor, está en mi interior".