CONSEJOS ZEN PARA MANTENER LA CALMA

El zen consiste en aprender a controlar nuestras emociones. Tener una actitud Zen significa ser plenamente consciente del momento presente. Esto te ayudará a liberar estrés, ansiedad, frustración e ira y es la clave para tener una vida feliz y exitosa.

Concéntrate en los pensamientos positivos y las acciones que te ayuden a relajarte y a responder de una forma equilibrada a los problemas cotidianos. Dejando ir lo que no puedas controlar, aceptando tus sentimientos y dedicándote más tiempo a ti mismo, podrás contemplar la vida desde un punto de vista más positivo.

Así que deja de esperar que las emociones negativas desaparezcan por sí solas, porque simplemente no funcionará. En su lugar, toma el control y vive una vida más feliz, más sana y sin estrés.

Consejos Zen para mantener la calma en cualquier situación

Presta atención a tu cuerpo, a las cosas que ocurren a tu alrededor y a todo. Puedes hacerte preguntas como: «¿Dónde se me ha ido la respiración?» o «¿Tengo dificultades para recuperar el aliento?». Toma nota de lo que notas. El arte del zen nos enseña a renunciar al deseo de control, que nos atenaza automáticamente e impide el funcionamiento normal de nuestros neurotransmisores.

Cierra los ojos y relájate

Intenta «relajarte». Hay muchas técnicas diferentes para hacerlo, pero déjame contarte una técnica sencilla que te ayudará a relajarte todo el tiempo y a olvidar tus problemas para siempre. Tener en cuenta que no siempre funcionará para todo el mundo, pero merece la pena intentarlo.

Siéntate cómodamente en una silla y relaja tu cuerpo. Puedes cerrar los ojos para concentrarte en tus músculos. Ahora imagina que tu mente es como las olas que rompen en el océano. Ahora, respira profundamente, no pienses en nada y suelta cualquier tensión en tu cuerpo. A medida que te relajes más, sentirás que tus músculos se aflojan y empezarás a sentirte mejor.

Sigue haciendo esto durante el mayor tiempo posible y pronto tu mente estará totalmente relajada. En ese momento, abre los ojos y ve el mundo con claridad. Si has estado sentado durante mucho tiempo, puedes intentar salir al exterior e inhalar un poco de aire fresco.

Deja ir todo aquello que no puedas controlar

Aceptar y reconocer que tú eres el único ser al que puedes controlar por completo puede ayudarte a comprender mejor las situaciones que te ocurren para así mantener la calma ante diferentes situaciones.

Tus pensamientos, acciones y sentimientos son lo único que puedes cambiar. Por el contrario, las acciones y los pensamientos de los demás, son lo que no puedes controlar, por mucho que te esfuerces en determinados momentos. Aprende a dejar a un lado lo que otra gente piense y haga y vuelve a concentrarte en ti mismo.

Meditar libera el estrés

El estrés puede ayudarte a ser más fuerte, aunque no lo creas. Si dejas de lado las cosas de tu mente que te provocan estrés, puedes llegar a ser más fuerte y saludable.

Por supuesto, esto requiere de práctica, pero definitivamente puedes mejorar tu salud cuando aprendes a controlar tu mente. Puede cambiar tu vida y eso es algo que hay que celebrar. Si ves que sigues preocupándote y estresándote por las dificultades cotidianas, quizá debas dar un paso atrás y evaluar las situaciones en tu vida.

¿Hay cosas en ella que te estresan hasta el punto de interferir con tu equilibrio interior? Si es así, intenta comprender cuál es la causa. Quizás no deberías estar tan estresado por ciertas cosas, quizás no deberías preocuparte tanto por las finanzas, o por tus hijos, o incluso por tu trabajo. Sea cual sea la causa del estrés, evalúalo y comprueba si merece la pena.

Practicar Mindfulness

Una cosa muy básica que puedes hacer y que te ayudará mucho es practicar el mindfulness. Aunque no lo creas, el mindfulness no es nada novedoso ya que es una técnica muy antigua que la hemos adoptado de las tradiciones budistas, empleada hace ya 2500 años, relacionada con la espiritualidad.

El mindfulness es la focalización de la atención en el momento presente, es un método para conseguir la atención plena, centrándonos en lo que está sucediendo “aquí y ahora”, aceptándolo sin más, sin intentar cambiar, ni juzgar nada. Su significado es plena consciencia. Concentrarse en lo que sucede en nosotros y en nuestro alrededor y saber renunciar al ruido y a las distracciones.

Existen diferentes técnicas que nos pueden ayudar a conseguirlo: hacer yoga, practicar meditación, la respiración consciente, el escaneo corporal, por lo tanto, la meditación es un vehículo más, de todos los que tenemos para poder alcanzar mindfulness, así que, no son lo mismo, mindfulness es un estado que se alcanza a través de la práctica de la meditación.

En Conclusión

Estar tranquilo significa realmente saber cuándo parar y respirar. Prueba estos consejos zen para mantener la calma y descubrirás que estarás mucho más capacitado para dejar de lado todas esas preocupaciones y miedos que se cuelan a lo largo del día. Recuerda que aunque algo te estrese, se puede gestionar. Solo es cuestión de aprender a controlar tus respuestas. Aprende a dejar de preocuparte tanto.

«Una mente en calma trae fuerza interior y confianza en uno mismo, por eso es muy importante para la buena salud». -Dalái Lama